El PSOE hará primarias para elegir diputados y a su candidato a la presidencia de la Diputación

Pleno de la Diputación de Salamanca en esta legislatura.

El partido traslada el proceso participativo a la elección de su próximo cabeza de lista para la Diputación de Salamanca. Los concejales y alcaldes que resulten electos en las próximas municipales votarán qué diputados representan a su partido judicial y al candidato a presidente.

El PSOE de Salamanca ha decidido trasladar el proceso de primarias a la elección de sus representantes en la Diputación y, por ende, su candidato a la presidencia, con lo que los concejales y alcaldes socialistas que salgan de las próximas municipales podrán participar directamente en la designación del que puede ser próximo presidente de la institución provincial. La decisión se ha tomado esta mañana de sábado en el comité provincial y ha estado precedida por un proceso de preparación y debate para implantar el cambio.

 

Según ha podido saber TRIBUNA, el PSOE salmantino ha decidido dar este paso para extender al máximo el proceso participativo conocido como primarias en todos los ámbitos de decisión interna del partido. El motivo es que, una vez que los afiliados han podido participar directamente en la elección del candidato a alcalde, del candidato a presidente de la Junta o del secretario general nacional, y que lo harán también para elegir candidato a presidente del Gobierno, parecía necesario dar el paso para que la elección democrática llegara también al candidato para la Diputación.

 

Según el reglamento aprobado, serán los concejales y alcaldes electos en listas del PSOE en las próximas elecciones municipales los que puedan participar en la votación para elegir, primero, a los diputados provinciales socialistas por cada partido judicial y, a su vez, al que será portavoz del grupo socialista o presidente de la Diputación, según el resultado de las elecciones. De esta manera, los socialistas introducen la democracia interna en una designación que hasta ahora era patrimonio del comité ejecutivo, que hacía propuesta tras escuchar a los diputados, pero sin votaciones.

 

Para tomar la decisión se abrirá un proceso en el que participarán como electores y elegibles todos los concejales y alcaldes socialistas que logren ser elegidos en las municipales. Eso sí, existen dos limitaciones: haberse presentado más de una vez o llevar más de un año como militante. Además, si el candidato ha sido diputado provincial más de 12 años deberá contar con la autorización del partido. Tras proclamarse los resultados electorales dispondrán de tres días para presentar candidaturas. La votación se hará por papeleta y de ahí saldrán los representantes del PSOE en cada partido judicial. El resultado será vinculante.

 

Hay que recordar que la elección del presidente de la Diputación es, por ley, indirecta. No se presenta a las elecciones como tal y no le votan directamente los ciudadanos, sino que es elegido por los propios diputados provinciales de entre los concejales que han logrado acta en algún municipio de la correspondiente provincia. La designación es, por tanto, ajena a los designios de los votantes y se suele ventilar de manera interna en el partido más votado, ya que lo que sí se elige directamente es diputados por circunscripción y el partido que tiene más diputados impone a un candidato.