El PSOE exige abonos, tarifas familiares y precios claros para el tren Salamanca-Madrid

David Serrada y José Luis Mateos (Foto: Félix Oiva)

El diputado Serrada denuncia que el mismo viaje cuesta diferente si se compra en la web, en taquilla o en las taquillas automáticas, y que los que se compran en Internet no tienen derecho a devolución. Pide abonos similares a los de Valladolid o Segovia con Madrid.

El diputado socialista por Salamanca, David Serrada, ha anunciado que va a presentar una proposición no de ley para mejorar las condiciones del servicio del nuevo tren Salamanca-Madrid, que se ha estrenado con retrasos y con una política de precios cambiante que genera confusión. Para Serrada, ni el tiempo de viaje ni los precios cumplen con lo prometido por la ministra de Fomento, Ana Pastor, el día que hizo el estreno de la línea, a tres días de las elecciones generales.

 

Por este motivo, van a presentar una PNL que permita la declaración de esta línea como de servicio público. Esto la incluiría entre aquellas que se consideran fundamentales y, por lo tanto, llevan subvención del Estado. Esto permitiría tarifas más claras y, especialmente, más bajas. Actualmente, según Serrada, la 'ensalada de precios' es notable, hasta el punto de que puedes comprar el mismo billete a precios diferntes en Internet, en taquillas o en las taquillas automáticas de la propia estación de Salamanca. Además, en el caso de comprar billete en la web sí se consiguen buenos precios, pero a costa de no tener derecho a devolución o cambio del billete.

 

 

Además, el PSOE propone que las tarifas de los billetes Salamanca-Madrid tengan un precio fijo y estable, no como ahora, que están sujetos a una promoción que Renfe ha prorrogado, y que depende de la demanda: si hay billetes disponibles, puedes comprar más barato el mismo día de viaje que un día antes. Por contra, el diputado Serrada exige un trato similar al de Valladolid o Segovia, y que se establezcan bonos con los de estas ciudades. También piden bonos familiares, tarifas especiales y la posibilidad de que Renfe promocione turísticamente Salamanca como hace con otras ciudades de la alta velocidad, como Zamora.