El PSOE en la Diputación considera "ilegal" la nueva ampliación de la granja Ibericogen en San Muñoz

Tomás Martín y Carmen García

La Diputada socialista, Carmen García y el Concejal del Ayuntamiento de San Muñoz, Tomás Martín, denuncian las "condiciones insalubres de esta granja que fue construída en 2015".

La Diputada provincial del PSOE, Carmen García y el Concejal de San Muñoz, Tomás Martín, han comparecido en rueda de prensa en la mañana de hoy con el objeto de denunciar la complicidad existente entre el Alcalde de San Muñoz (en este momento del PP), la Diputación y la Junta de Castilla y León, a la hora de dar el visto bueno a la futura ampliación de la explotación porcina en la localidad de San Muñoz, por parte de la empresa Ibericogen S.L. que lleva funcionando desde el año 2005.

 

Tomás Martín ha señalado que este proyecto "no debería haber salido adelante nunca entre otras cosas por la contestación vecinal que tuvo poco antes de abrirse". El edil recabó en su día 200 firmas en el pueblo en contra de la futura granja, además de mencionar todas y cada una de las irregularidades que se están llevando a cabo desde hace diez años. Entre ellas "no tienen donde verter los purines y están perjudicando con ello al resto de ganaderos del pueblo, por no hablar de la entrada construida a escasos metros de la autovía que no tiene visibilidad y que va a provocar algún accidente", añade, lamentando que todas las multas que se ponen "no van a ninguna parte, deben tener muchos amigos para que se les perdone tanto".

 

El edil de San Muñoz ha explicado que esta explotación "consiguió los permisos de la Junta de Castilla y León amparándose en que se llevaría a cabo en zonas de regadío, cuando los terrenos en los que se edificó son terrenos de secano,  y encima llevan años cobrando subvenciones de la PAC".

 

Del mismo modo, Carmen García, ha dicho que la nueva ampliación va aser de "1.000 cerdos, añadiendose a los 1.200 que hay ahora mismo dentro de la finca".

 

Finalmente, Martín ha asegurado que detrás de este proyecto y sobre todo, detrás de los permisos de la Junta y la Diputación se esconden intereses que aún están por desvelarse.