El PSOE en busca de apoyo a sus iniciativas sobre la salud pública y Ley de Dependencia

Fernando Pablos, secretario general del PSOE de Salamanca, explica sus iniciativas en la sede de UGT

La ronda se inicia en el sindicato UGT que muestra su disponibilidad a apoyar las medidas y la campaña de firmas para mantener, fortalecer y defender el Sistema de Salud Público y la Ley de Dependencia.

La dirección del PSOE de Salamanca, encabezada por su Secretario General, Fernando Pablos, ha mantenido un encuentro con UGT donde se les ha informado sobre las iniciativas parlamentarias que los socialistas han presentado en las Cortes de Castilla y León en defensa de la Sanidad Pública y la Ley de Dependencia, además de la campaña de recogida de firmas emprendida en apoyo de estas iniciativas.

 

La primera de ellas,  una Proposición de Ley para garantizar los derechos de las personas dependientes en la Comunidad, y la segunda una Proposición no de Ley para la defensa de un sistema público de salud, universal, accesible y de calidad.

 

El sindicato ha transmitido a la delegación socialista su satisfacción por la puesta en marcha de estas propuestas y han mostrado su disponibilidad a apoyar las medidas y la campaña de firmas para mantener, fortalecer y defender el Sistema de Salud Público y la Ley de Dependencia.

 

La dirección socialista se ha comprometido a estar vigilante para que el PP no utilice la coartada de la crisis económica para imponer su modelo de sanidad y para denunciar y rechazar cualquier recorte en la financiación sanitaria que provoque pérdidas de calidad en la asistencia y desigualdades entre territorios o zonas dentro Castilla y León

 

En este sentido, el encuentro con UGT es el primero de una serie de reuniones con sindicatos, colectivos, asociaciones y otros agentes sociales y económicos en apoyo de las iniciativas del Partido Socialista y  de la campaña de recogida de firmas. Una forma de recabar la fuerza social necesaria para plantarse ante los gobiernos de Herrera y de Rajoy y exigirles que un sistema que ha costado más de 25 años construir, que tiene un alto grado de eficacia y que es relativamente barato, no puede desmoronarse bajo la excusa de una crisis económica coyuntural.

Noticias relacionadas