El PSOE de Salamanca resta credibilidad a la supuesta reducción de equipos directivos en Sanidad

Para el grupo socialista de Salamanca, la reducción de directivos en la sanidad pública de Castilla y León anunciada por la Junta llega tarde y teme que se limite a mover a los directivos de un cargo a otro.

El PSOE de Salamanca considera que las modificaciones en las estructuras sanitarias de la Comunidad de Castilla y León anunciadas por el Consejero, que incluyen la reducción de equipos y puestos directivos, "llega tarde, mal y, posiblemente, tan sólo sea una cortina de humo que esconde otros intereses poco claros u opacos".


A juicio de los socialistas, llega tarde y mal porque se tenía que haber realizado antes que la reducción de personal y profesionales sanitarios de atención al paciente. En este sentido, el PSOE destaca que, "a día de hoy, el Complejo Hospitalario de Salamanca cuenta con 65 profesionales médicos de referencia menos y mucho menos personal en otros servicios, lo que ha supuesto una merma significativa en la calidad y en la cantidad asistencial a pacientes y usuarios".


Los socialistas afirman que las modificaciones en las estructuras sanitarias y la reducción de directivos tanto en la atención primaria como en la especializada con la unión de servicios y áreas de gestión se va quedar en simples cambios organizativos que no van a traer eliminación de cargos ni ahorro alguno.


El PSOE teme que esta medida sea sólo una operación de maquillaje o maniobra de distracción, que pretende dar la sensación de que se están haciendo ajustes para mejorar la eficacia y la sostenibilidad de la sanidad pública, mientras que lo que se busca es encubrir otros objetivos como posibles privatizaciones tal y como se han llevado a cabo en otras Comunidades autónomas gobernadas por el PP.

 

En el partido socialista desconfía de que la supuesta reducción o disminución de equipos directivos anunciada por la Junta sea real. "La clara demostración de ello la encontramos en Zamora, donde el gerente de primaria, militante del PP para más señas, cesado tras la unificación de las gerencias de atención primaria y especializada, ha sido trasladado en comisión de servicios a Salamanca, donde ocupa un puesto con funciones genéricas, mal definidas y menos concretadas, por el que percibe un salario entorno a 3.500 euros al mes, incluidas guardias que no está realizando".


Los socialistas están convencidos de que la calidad de la sanidad pública no depende de cambios estructurales sino de los profesionales que se encargan directamente de la atención a los pacientes y de los medios, el material y las infraestructuras que se les dote para realizar esta tarea. "Mientras la Junta anuncia una disminución de cargos directivos y luego hace otra cosa, tal y como ha quedado reflejado en el caso anteriormente mencionado de Zamora, la única realidad es que los único que la Junta está reduciendo son los médicos y el personal sanitario y de otros servicios que se encargan de atender directamente a los usuarios y a los pacientes de Castilla y León", denuncian.