El PSOE da dos semanas de margen al alcalde de Doñinos para que dimita o "tomará medidas"

(Foto: Chema Díez)

El PSOE de Salamanca se ha mostrado indignado por la situación que desde hace un año y medio vive el consistorio de la localidad gobernado por Manuel Hernández Pérez, de Ciudadanos, con un pacto con el PP.

El ayuntamiento de Doñinos vive un "caos y una situación insostenibles, con un bloqueo en las cuentas que impide realizar pagos de facturas ni la aprobación de los presupuestos". Ésta es, a grandes rasgos, la explicación que ha ofrecido el PSOE de Doñinos, con Carmen García a la cabeza, apoyada por el secretario provincial del partido, Fernando Pablos.

 

Y es que, según los socialistas, la situación del municipio es "insostenible por la ingobernabilidad del mismo". Por ello, han dado un margen de dos semanas al propio alcalde para que presente su dimisión y deje gobernar al PSOE, o serán los propios socialistas los que tomen cartas en el asunto.

 

"Creemos que es justo darle un margen para que se dé cuenta de lo que está haciendo y la situación en la que están todos los vecinos de la localidad, que es lo más importante. Vamos a esperar dos semanas, y si no tomaremos medidas", dijo Carmen García, ex alcaldesa de la localidad, quien argumentó que no tendrían ningún problema en darle unadelegación si gobierna el PSOE. "Nos sentaríamos a hablar y a pactar con su grupo sin problemas e incluso ofrecerle una delegación, pero debe dejar de ser alcalde", aseveró.

 

No en vano, García también reveló que tienen en manos de sus abogados diferentes acciones legales, que a lo mejor pueden hacer abandonar la alcaldía al político de Ciudadanos antes de tiempo.

 

Por su parte, el secretario provincial, Fernando Pablos, aseveró que si "Ciudadanos es un partido serio y que aboga por la regeneración democrática, no debe permitir que este señor siga siendo alcalde de Doñinos".

 

Por último, y para más inri, las cuentas del municipio están bloqueadas y no pueden realizarse pagos por no haber dinero en las arcas y pese a eso, "el alcalde sigue llevando a cabo contratraciones con facturas que sabe que no va a poder pagar, y eso no puede ser".

 

No hay que olvidar que Ciudadanos gobierna tras un acuerdo alcanzado con el PP (3+2), pero con una clara división entre ellos, "fruto de su ambición personal y sin respetar el acuerdo", que hace que el municipio está "abandonado".

Noticias relacionadas