El PSOE culpa al "centralismo de Valladolid" del retraso que sufrirán las modificaciones urbanísticas en el alfoz

Franciso Javier Rodriguez y Carmen García (Foto: Sara Borriello)

Aseguran que el Decreto 24/2003 de la Junta "obliga a que cualquier modificación urbanística que se haga en municipios de entre 5.000 y 20.000 habitantes no se vea en la comisión de urbanismo, como hasta ahora, sino obligatoriamente en Valladolid".

El Partido Socialista salmantino ha denunciado las consecuencias que tendrá para la provincia salmantina la aplicación del Decreto 24/2003 de la Junta de Castilla y León el que se reestructura la composición y el funcionamiento de las comisiones territoriales de Medio Ambiente y Urbanismo.

 

La alcaldesa de Doñinos, Carmen García, considera su aplicación: "Una muestra de desconfianza y una pérdida de competencias provinciales que se vuelven a concentrar y asumir en Valladolid". Uno de los puntos con los que acaba este decreto, como expone García, "son las ponencias técnicas de urbanismo de las diferentes provincias de la comunidad castellano y leonesa".

 

Desde el PSOE de Salamanca, se considera a este decreto como "perjudicial para todas las provincias de Castilla y León". Francisco Javier Rodríguez, diputado provincial, asegura que "el Partido Popular ha decidido que cualquier modificación urbanística que se vaya hacer en los municipios que están entre 5.000 y 20.000 habitantes y que lindan con la capital de la provincia ya no se verá en la comisión de urbanismo, como se venía haciendo hasta ahora, sino, que tendrá que ir obligatoriamente a Valladolid”, lo que los militantes socialistas denominan como una “situación aberrante en que ha provocado el Partido Popular de Castilla y León con el silencio cómplice del resto de las provincias”.

 

Los socialistas aseguran que este modo de actuar tiene que ver con "una desconfianza por parte de los populares hacia las comisiones territoriales de urbanismo que había en el resto de las ocho provincias”, como aclara el diputado provincial Francisco Javier Rodríguez, insistiendo en que “a partir de ahora todo expediente urbanístico de esos ayuntamientos va a tener que ir a Valladolid”, lo que supondrá un retraso en los expedientes.

 

En la provincia de Salamanca, hay cuatros municipios en el alfoz afectados: Santa Marta de Tormes, Villamayor, Villares de la Reina y Carbajosa de la Sagrada.

 

El diputado socialista agrega que “a esto se le suman otros problemas, como la reunión de la comisión de Valladolid que se reunirá una vez cada seis meses, cuando antes las comisiones se reunían obligatoriamente todos los meses, por lo que habrá expedientes que sufrirán retraso". También afecta al tema de urbanismo a los municipios, todos los que sean inferiores a 5.000 habitantes se van a seguir viendo en la comisión de Salamanca pero en el momento en el que haya un voto particular, ese expediente tiene que ir a Valladolid, estará en suspenso dos meses y cuando en la Junta de Castilla y León en Valladolid emitan un informe volverá otra vez a la comisión para que se estudie”. Por lo que expedientes que con los tramites anteriores encontraban solución en dos meses, ahora pasaran a estar resueltos en nueve, ya que pasan de gestionarse por dos comisiones a seis.