El PSOE cuestiona las peatonalizaciones para terrazas y el gasto en las cámaras

El grupo socialista pide revisar los criterios para hacer peatonalizaciones y analizar si han servido para un mejor acceso de los ciudadanos o si, por contra, han beneficiado otros usos como las terrazas que han proliferado.

El grupo municipal socialista ha puesto en cuestión la política del equipo de Gobierno en materia de peatonalizaciones, una de las cuestiones que tienen que ver con la movilidad y en la que echan en falta un plan. El portavoz del PSOE, José Luis Mateos, ha pedido "un debate serio sobre si se deben extender las peatonalizaciones" y ha puesto el acento en a quién han favorecido las últimas y en el gasto en cámaras para controlar el acceso a las zonas peatonales.

 

"Hay que revisar lo que se ha hecho en materia de peatonalizaciones, sobre todo las últimas", ha pedido Mateos, que pide analizar "si han servido para que los peatones transiten o para otros usos", en referencia a las terrazas. En muchas de las últimas actuaciones para peatonalizar calles, como Azafranal, se ha visto que han proliferado las terrazas de establecimientos de hostelería a las que se ha dado licencia por parte del Ayuntamiento.

 

Para Mateos, hace falta iniciar un debate sobre si es conveniente mantener el programa de peatonalizaciones que el alcalde Fernández Mañueco ha llevado a cabo en los últimos años o si hay que dejar de hacerlo, para lo cual no tiene una postura predefinida, y espera que se pueda contar con el trabajo de los técnicos y con un debate en las comisiones informativas donde se escuche a los grupos de la oposición.

 

Mateos ha criticado también una de las consecuencias derivadas de la peatonalización: la instalación de cámaras de control de acceso a las zonas peatonales. En julio de 2014 se gastaron cerca de 230.000 euros, a los que posteriormente se añadieron otros cerca de 100.000, en la instalación de numerosas cámaras que forman parte de un sistema de control de acceso. A día de hoy, el sistema no se ha puesto en marcha cuando la previsión inicial es que estuviera operativo en septiembre de 2014. "Se gastaron 200.000 euros en cámaras y a día de hoy esas cámaras no hacen la función para las que fueron concebidas", ha criticado Mateos.