El PSOE alude a unos impuestos en máximos para rechazar la congelación de tasas

Pleno del Ayuntamiento de Salamanca, esta mañana.

El PP aprueba la congelación de tasas e impuestos para 2015 con críticas de la oposición, que recuerda que se ha volcado la gestión en pagar la deuda y que la presión fiscal ha crecido durante toda la legislatura.

El imposible acuerdo por el tratamiento fiscal para el próximo 2015 presidió el debate central del pleno de hoy, en el que los impuestos y tasas para el año que viene eran la cuestión más importante. El motivo del desencuentro, las posturas opuestas en materia de aplicación presupuestaria: la del equipo de Gobierno, volcada en la reducción de la deuda generada años atrás, algo que al PSOE no le convence. "Si ustedes reducen 43 millones la deuda, 30 los ponen los ciudadanos", ha dicho el concejal Toribio Plaza en alusión a la merma de la deuda anunciada por el Ayuntamiento.

 

El debate puso de manifiesto que PP y PSOE manejan interpretaciones muy diferentes de lo que han sido los impuestos municipales bajo el mandato de Alfonso Fernández Mañueco y lo que supone la anunciada congelación de los precios, que será efectiva en 2015 como ha venido anunciado el alcalde en las últimas semanas. Y que se extenderá a 2016 si el PP vuelve a obtener la acaldía. Todas las tasas, impuestos y precios públicos se quedarán como están sin siquiera la actualización al IPC. Sin embargo, el PSOE denuncia que "no es un regalo" porque, en primer lugar, no había margen para subir impuestos toda vez que el IPC está casi en cero; y, especialmente, por el nivel que ha alcanzado la presión fiscal en los últimos tres años.

 

Según el concejal socialista Toribio Plaza, el IBI ha subido un 17% en la presente legislatura, lo que supone más de 20 millones de euros más que han salido de los bolsillos de los ciudadanos; el de vehículos está en máximos, igual que el de plusvalías; el de basuras ha subido un 7,5% gracias a la actualización al IPC... "un aumento de la carga fiscal que es un flagrante icumplimiento del programa electoral del PP" ha dicho Plaza, que ha recurrido a repartir por el salón de plenos una copia de los compromisos de las pasadas elecciones. El PSOE considera que "el ciudadano ha pagado más por menos" y que el PP se ha centrado en el pago de la deuda "porque gastó más de lo que debía cuando había dinero y recorta ahora que no lo hay".

 

La respuesta no se ha hecho esperar por parte de Fernando Rodríguez, que ha discrepado en el importe del IBI y de la carga fiscal, lo que ha dado lugar a un intercambio de datos y un baile de cifras que han evidenciado que PP y PSOE manejan datos diferentes de las cuentas del Ayuntamiento, o las interpretan de manera muy distinta. En función de quien los aporte, el IBI medio en Salamanca es de 290 euros (PP) o de casi 500 (PSOE); y la carga fiscal ronda los 548 euros/ciudadano o los 649 (PSOE).

 

Al margen de cifras, tampoco el sentido de la decisión les ha puesto de acuerdo. Lo que para el PP es un gesto al no subir el IPC y el cumplimiento de la promesa, ya que hasta ahora se había limitado a actualizar los impuestos al aumento del precio de la vida, para el PSOE ha sido un esfuerzo de los ciudadanos y demérito del equipo de Gobierno, que no ha ahorrado mejorando la gestión, sino pidiendo dinero a los ciudadanos.