El PSOE acusa al Ayuntamiento de haber hecho los criterios del nuevo contrato del bus a medida de la actual concesionaria

(Foto: Félix Rivas)

El equipo de Gobierno niega que sea una contratación dirigida ni que limite la competencia. Descuerdo por los criterios para valorar las ofertas y críticas socialistas a la falta de incentivos para lograr más usuarios y promocionar el uso del transporte colectivo.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado el pliego del nuevo contrato del bus urbano, los criterios que contarán para adjudicar la concesión más importante de toda la legislatura: son 169 millones de euros para los próximos 12 años. En el debate, el PSOE planteó sus dudas sobre la idoneidad de los criterios que se incluían para valorar las ofertas de las distintas empresas que deberán presentarse, especialmente sobre el hecho de que muchos están vinculados a juicios de valor subjetivos.

 

El concejal socialista encargado de defender la moción, Arturo Ferreras, puso algunos ejemplos para justificar su sospecha de un concurso dirigido. Entre ellos, que las cifras de garantía financiera (12 millones de euros), las de la flota de vehículos (50), el hecho de solicitar un número de ellos de propulsión a gas (20) o que las empresas que concursen tengan experiencia de cinco años en servicios en ciudades de al menos 150.000 habitantes. Estas condiciones coinciden, en buena parte, con las características del servicio que presta la actual concesionaria, Grupo Ruiz-Salamanca de Transportes. Por este motivo, consideran que limitan la competencia y la posibilidad de que el Ayuntamiento consiga oferta económicas más ajustadas para el coste del servicio.

 

La posibilidad de que los criterios introduzcan valoraciones subjetivas también suscitó debate. El PSOE considera que algunos de los criterios establecidos no son evaluables, como que se valore el conocimiento de la red de Salamanca. "Para valorar este criterio, ¿dónde va a poner usted el 5 o el 10 de la nota?", preguntó Ferreras. "Los funcionarios dicen que estos criterios tienen que estar objetivados para la adjudicación", aseguró. Por su parte, el concejal Carballo alegó que este tipo de valoración está legalmente aceptada en la normativa de contratos públicos.

 

Por su parte, el concejal de fomento y contratación, Carlos García Carbayo, negó que este hecho supusiera que el equipo de Gobierno esté limitando la competencia o que quiera dirigir la contratación a una empresa determinada. Para ello, puso el ejemplo del Ayuntamiento de Zaragoza, que recientemente ha concedido el servicio con criterios similares, y aseguró que el Ayuntamiento se fija "en lo que realmente requiere la ciudad" y que con este contrato pretende "garantizar que los ciudadanos disfruten del servicio de bus que merecen".

 

El concejal socialista lamentó también que, entre los criterios de valoración, cuente muy poco que la empresa consiga aumentar el número de usuarios del servicio; según Ferreras, solo el 2% de la nota, eso sí, condicionado a conseguir un aumento del 30% en el número de pasajeros. "Esto supondría que tendría que conseguir un incremento de más de 3 millones de pasajeros, lo que es imposible", asegura Ferreras. 

Noticias relacionadas