El PSOE acusa a Mañueco de consolidar la subida de impuestos en vez de revertirla

El portavoz del grupo socialista, José Luis Mateos. Foto: Cynthia Duarte

El grupo socialista, que presentará alternativas a las ordenanzas fiscales, cree que el Ayuntamiento se limita a "consolidar la subida de impuestos realizada por el PP y Fernández Mañueco" y de renunciar a devolver el esfuerzo a los ciudadanos con una bajada de la presión fiscal, que ha subido un 30%.

El portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, ha criticado la decisión del equipo de Gobierno de mantener los impuestos congelados, salvo pequeñas excepciones, en vez de rebajar la presión fiscal devolviendo la fuerte subida de impuestos de los años 2012 y 2013. Entonces, el volumen de impuestos que pagan los contribuyentes se elevó un 30%, hasta el punto de que de media se pagan 446 euros por ciudadano, cien euros por encima de los 347 que se pagaban en 2011.

 

Para Mateos, el proyecto de ordenanzas fiscales "consolida la subida de impuestos realizada por el PP y el señor Mañueco" y supone "renunciar a devolver el esfuerzo que ha hecho la ciudadadanía" para pagar unos impuestos que han subido ese 30%, fundamentalmente, para pagar deuda atrasada. "El señor Mañueco dice que no le va a pedir más esfuerzos a los ciudadanos, ¡faltaría más!", ha dicho Mateos, que acusa al alcalde de que "en 2016 en vez de devolver el esfuerzo lo que hace es consolidar la subida de impuestos hecha desde que llegó en 2011". Por eso, el portavoz socialista considera que el alcalde demuestra "nula sensibilidad social con los salmantinos, especialmente con los que peor lo están pasando".

 

La propuesta del equipo de Gobierno consiste en congelar los cinco grandes impuestos, las tasas y los precios públicos, que se quedarán como están ahora hasta 2019, es decir, en el nivel alcanzado tras las sucesivas subidas. La única excepción, la reducción al 50% de la tarjeta de residente de la ORA, la práctica eliminación de la tasa de apertura de negocios y ampliación de las reducciones en impuestos municipales. Esto supone poner en los bolsillos de los contribuyentes algo más de 600.000 euros, según estimación del concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez. Por contra, se ha preferido mantener el IBI como está y se pagará el mismo recibo pese a que se podía eliminar el 10% de recargo estatal.

 

Mateos ha apuntado que los 400.000 euros que espera poner en los bolsillos de los ciudadanos el Ayuntamiento por la tasa de apertura de negocios y la tarjeta de la ORA esquivalen a lo que va a costar la decisión de aumentar el número de asesores y dedicaciones de los concejales.

 

 

1.300 EUROS POR HOGAR EN IMPUESTOS

 

Esto supone, según las cuentas del PSOE, que cada hogar de tres miembros dedica unos 1.300 euros al año a pagar impuestos municipales, "el salario de un mes de uno de sus integrantes", ha comparado Mateos. Buena parte de ello se destina a pagar deuda, 220 euros por habitante según los datos oficiales en 2014 por los 75 euros de 2012. "Lo que el PP ha ido haciendo con los esfuerzos de los ciudadanos no ha sido aumentar el gasto social o intentar que haya más oportunidades en Salamanca, sino pagar deuda de una mala gestión suya", ha dicho el portavoz socialista. Se han hecho "esfuerzos que no eran necesarios" porque, según el equipo de Gobierno, el Ayuntamiento ha ido dando superávit en los últimos años.

 

 

MARGEN PARA REBAJAR LA PRESIÓN FISCAL

 

Frente a ello, Mateos considera que hay otras fórmulas para recaudar y gastar y que hay margen, por lo que presentarán propuestas. Y discrepa de la interpretación del equipo de Gobierno, que considera que esos 600.000 euros de rebaja para algunos contribuyentes es lo más que se puede hacer para no desequilibrar las cuentas. "¿Cómo no va a haber margen para devolver los esfuerzos? Sí hay margen, lo que falta es voluntad poítica", ha dicho Mateos, que considera que con los 4,5 millones de euros que tendrá que pagar el Ayuntamiento para arreglar las piscinas porque no se exigió esta inversión a la anterior concesionaria se podría haber bajado el IBI un 10%

 

Además, Mateos considera que el concejal de Hacienda "hace trampa" con el IBI porque se podía haber dejado de aplicar el recargo del 10% estatal sin tener por ello que tocar los tipos o los valores catastrales con el efecto de que el recibo de este impuesto se quedara para los próximos años como está. "No hay ninguna obligación de mantener el 10% de recargo", considera Mateos. Además, critica que todos estos años no se haya aprovechado que el IPC está en negativo para actualizar los impuestos municipales rebajándolos, lo que implícitamente es una subida.