El PSOE acusa a la Diputación de "absolver" a la empresa que ha dejado sin pagar 17 años de canon en Vega Terrón

Cartel de las obras de construcción, todavía en el lugar.

El grupo socialista carga con dureza contra García Sierra y acusa a todos los presidentes, desde Fernández Mañueco a Iglesias, de inacción en Vega Terrón. Desvela que el contrato no se llegó a formalizar "sin que se tomara ninguna medida en 17 años", motivo por el cual la empresa no pagó canon, ni hizo obras ni abonó garantías: 600.000 euros es el coste del impago.

La Diputación de Salamanca ha echado tierra sobre el último escándalo de gestión, el impago durante 17 años del canon para explotar el muelle de Vega Terrón. Y lo ha hecho en una sesión del pleno en la que el vicepresidente de la institución, Carlos García Sierra, no ha podido negar en ningún momento que el hecho de que la Diputación no reclamara nunca a le empresa concesionaria numerosos aspectos incumplidos del contrato tendrá un elevado coste económico, amén de retrotraer el desarrollo de esta infraestructura 20 años atrás, cuando se impulsó el contrato que ahora se rompe y que no ha tenido prácticamente ningún efecto positivo.

 

El equipo de Gobierno respaldado por el PP cumplía este jueves su anuncio de resolver el contrato para explotar el muelle de Vega Terrón. Una decisión que venía precedida por el escándalo destapado cuando se ha sabido que la empresa concesionaria, VegaTER, no había pagado nunca el canon de ocupación y explotación y que ninguno de los gobiernos de la Diputación, desde Alfonso Fernández Mañueco a Javier Iglesias, le había reclamado nunca que abonara en 17 años de concesión. Una irregularidad que se ha sabido venía acompañada de numerosos incumplimientos valorados por un informe interno en más de 603.000 euros de perjuicio para la propietaria del muelle, la Diputación.

 

Hoy se ha sabido también que el contrato no se llegó a formalizar nunca y que, por este motivo, nunca se le exigió a la empresa el desembolso de la garantía definitiva ni el cumplimiento de numerosas cláusulas del contrato, como la exigencia de un seguro, la ejecución de obras comprometidas y el pago del propio canon. Pese a ello, el servicio se inició y se ha mantenido en estas condiciones durante 17 años sin que nadie en la Diputación se percatara del asunto.

 

Todo ello viene reflejado en un informe adjunto al expediente de resolución del contrato, y que ha sido objeto estos días de debate entre el equipo de Gobierno y el PSOE. O más bien, entre el vicepresidente de la Diputación, Carlos García Sierra, y el diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez, que han repetido esta mañana de jueves duelo dialéctico. El socialista ha enumerado uno por uno todos los aspectos que denuncia el informe interno sobre el contrato de Vega Terrón, que denunció hace unos días en rueda de prensa y que, punto por punto, se relacionan en la propuesta para resolver el contrato que ha presentado el equipo de Gobierno, a pesar de que lo negó estos días en una nota de prensa. En total, un cálculo provisional de más de 600.000 euros de perjuicio. 

 

"No diga usted que no hay valoración económica porque sí que la hay en el expediente", ha criticado el diputado socialista al vicepresidente, que no ha podido más que se trata de un cálculo provisional, ha rebajado su valor porque el informe no se incluye en el expediente oficial y que tendrá todavía mucho recorrido, porque es previsible que la empresa lo recurra y haya que ir al Consejo Consultivo a resolver el conflicto. Todo ello en un tono mucho más bajo que otras ocasiones.

 

Sánchez ha argumentado la postura del grupo socialista, que se ha abstenido, porque consideran la decisión "una absolución a la empresa" por un contrato que no se llegó a formalizar, motivo por el cual la empresa no pagó canon, ni garantía ni cumplió con numerosos puntos del compromiso. "Nos vamos a abstener porque no vamos a participar de ninguna manera que no sea exigir las responsabilidades políticas por su pésima gestión", ha dicho el diputado socialista dirigiéndose al presidente Javier Iglesias, acusación que ha hecho extensiva a todos sus antecesores (Alfonso Fernández Mañueco, Sánchez Velasco, Isabel Jiménez) porque "ni uno tomó una sola medida". "No nos vamos a conformar con 200.000 euros, que es lo que le van a reclamar a la empresa, cuando el daño es mucho mayor", ha rematado.

 

El diputado socialista ha ironizado sobre los desconocimientos del vicepresidente, que hace unos días dijo en una comisión que no sabía nada de los incumplimientos a pesar de llevar ocho años en el cargo. "¿También lo desconocían los anteriores presidentes? ¿Desconocía la Diputación de Salamanca que era propietaria de un muelle fluvial en Vega Terrón?", ha dicho. "Su trabajo en estos 17 años en Vega Terrón es como para que se sientan orgullosos" , ha dicho Sánchez, que ha lamentado que el equipo de Gobierno venga ahora a resolver el contrato "después de 17 años de inacción".

 

Por su parte, García Sierra no ha podido más que defender que este era un paso previo para desbloquear la situación de Vega Terrón y darle un futuro. Y ha defendido que sus gestiones por los impagos se iniciaron en enero de 2014, aunque en el informe encargado sobre el asunto consta una fecha de noviembre del año pasado, posterior a la reclamación del PSOE.

Noticias relacionadas