El PSOE acusa a Diputación y Junta de "desidia" en la gestión del Reina Sofía

Denuncian el mal estado de conservación del centro, con graves deficiencias con las que conviven sus 64 alumnos, y que la Junta no haya regularizado la situación de los 18 funcionarios de los que se hizo cargo al serle transferido el centro hace cuatro años.

Cubiertas y baños en mal estado, suelos dañados, ventanas de madera con riesgo de desplomarse... Esta es la situación con la que conviven los 64 alumnos del centro de eduación especial Reina Sofía, un edificio que presenta un elevado deterioro y en el que, además, trabajan 18 funcionarios que llevan cuatro años en una situación de indefinición sobre su situación. Al menos, así lo denuncia el PSOE, que ha puesto de manifiesto los incumplimientos que, cuatro años después de su firma, se suceden en la cesión del centro que acordaron Diputación y Junta.

 

Según el diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez, ni Diputación ni Junta están haciendo valer el convenio que firmaron el 1 de marzo de 2014 para la gestión conjunta de esta instalación. Según el acuerdo, la Junta pasaba a hacerse cargo del personal y la Diputación, del mantenimiento del edificio. Sin embargo, ni una ni otra labores parecen llevarse a cabo.

 

En primer lugar, los 18 trabajadores llevan cuatro años sin su situación regularizada, lo que les deja fuera de la participación en concursos de traslado, por ejemplo. Esto les coloca, según el PSOE, "en una situación de gran indefensión" y que se agrava con el hecho de que la dirección provincial de Educación no ha respondido a sus reclamaciones.

 

Por otro lado, tampoco la Diputación está llevando a cabo un mantenimiento adecuado del edificio, que tiene cerca de 30 años. Esto ha provocado, según el PSOE, un importante deterioro del edificio a pesar de que reconocen que, en los últimos meses, se han llevado a cabo algunos trabajos urgentes. Sin embargo, tejados o baños no están en buen estado, como tampoco los sueños, 'parcheados' en varias zonas según los socialistas, no se ha pintado en años y los muros tienen humedades; además, las ventanas y cerramientos, que son las originales de madera, corren serio riesgo de desplomarse, lo que aconseja no transitar algunos patios.

 

Por este motivo, el PSOE se teme que "se trata de dejar que el edificio que gestiona la Diputación se venga abajo", denuncia el diputado Sánchez, y que engrose una lista con el hospital psiquiátrico o las viviendas que se derribaron sin licencia. Para intentar evitarlo, el PSOE llevará a Cortes una iniciativa para que se solvente el problema y la Junta asuma su responsabilidad en materia de educación especial, en el que el PSOE considera peca de "dejadez".