El proyecto de Hidalgo, a punto; la Segunda B se complica…

El posible descenso del Deportivo, además del Guadalajara y la plaza del nuevo Salamanca son los platos ‘calientes’ de la federación.

El futuro del proyecto de Hidalgo con la creación del nuevo Salamanca está a punto de ser una realidad oficial después de muchas semanas de incertidumbre en las que ni la Justicia, ni la Federación ni la AFE se han puesto de acuerdo para cerrar una decisión que está influyendo de manera negativa en la creación de los grupos, y por tanto del calendario.

 

Pero parece que será cuestión de muy poco tiempo que se haga oficial que el nuevo proyecto de Hidalgo, salvo cambio radical de última hora, sea una realidad y comience a planificar una plantilla y un cuerpo técnico para trabajar.

 

No obstante, el caso del Salamanca Athletic Club no es el único que trae de cabeza a la Federación Española porque han salido a la palestra equipos como el Mirandés, el Racing, el Guadalajara, el Deportivo de la Coruña o el Alcorcón, que no saben en qué categoría van a competir.

 

No obstante, el Mirandés parace haber burlado el descenso administrativo gracias al esfuerzo de los directivos y de los propios jugadores, que han puesto dinero de su bolsillo para que el equipo salga a competir en Segunda División, derecho que se ha ganado en el campo. Así que el Racing deberá ganarse el derecho a subir a la categoría de plata, al menos en principio.

 

Quien ya ha consumado su descenso a Segunda B es el Guadalajara, ocupando su puesto el Murcia, por los mismos motivos, que no son otros que los problemas económicos que atacan al fútbol español y que la LFP y la Federación se han propuesto atajar de raíz.

 

Otro caso de un histórico como el Deportivo es el que más ‘cola’ trae ya que el equipo gallego puede perder la categoría y bajar a Segunda B, hecho que significaría la desaparición de un club que acumula demasiados millones de deuda e impagos a los jugadores.

 

Con estas perspectivas en el horizonte, el calendario y la formación de los grupos en segunda B puede demorarse aún más en el tiempo, no así la decisión de la admisión oficial del nuevo Salamanca en la categoría de bronce del fútbol español.