El Programa Municipal de Natación dirigido a las personas mayores ofrece 439 plazas

Los cursos, que se realizan en las piscinas de Garrido y La Alamedilla, incluyen las modalidades de iniciación, perfeccionamiento, mantenimiento y natación terapéutica, que cuenta con un fisioterapeuta. 

El Ayuntamiento de Salamanca oferta este año un total de 439 plazas en el programa municipal de Natación para personas mayores. La actividad, enmarcada en el III Plan para las Personas Mayores de Salamanca y que se desarrolla en dos turnos: el primero de abril a julio del presente año y el segundo de octubre a febrero de 2014, ofrece cuatro modalidades: Cursos de Iniciación, de Perfeccionamiento con monitor, Natación Terapéutica con un fisioterapeuta y revisión inicial, y la modalidad de Mantenimiento, a través de la cual se ofrece al usuario bonos de 30 baños.

 

La Comisión de Hacienda ha dado esta mañana el visto bueno al establecimiento de una cuota mensual para los beneficiarios de estos cursos. En concreto, establece un precio de 0,28 euros por baño, en el caso de la modalidad de Mantenimiento; 3,76 euros mensuales para los cursos de Iniciación y Perfeccionamiento y 8,57 euros al mes en la natación terapéutica.

 

El establecimiento de este precio, que tendrá que ser aprobado en Junta de Gobierno Local, se realiza para equilibrar la prestación de este servicio en igualdad de condiciones a todos los mayores, ya que el programa municipal de Balneoterapia, que se desarrolla en el “Multiusos Sánchez Paraíso” y ofrece similares servicios a los del programa de Natación, cuenta también con una cuota mensual de 8 euros, que ya vienen abonado los usuarios.

 

Cabe destacar que con el establecimiento de este precio el Ayuntamiento de Salamanca asumirá el 67% del coste total del programa y el usuario cubrirá el 33% restante.

 

El Programa Municipal de Natación tiene como principales objetivos el de ocupar el tiempo libre de los mayores mediante la realización de actividades físicas en el medio acuático, así como propiciar situaciones que generen placer y satisfacción por el trabajo con el propio cuerpo en el agua, en situaciones de comunicación grupal.

Además, se pretende que la persona mayor se desenvuelva de forma autónoma y segura en el agua, adaptando los estilos de natación a sus características y dominando otras habilidades específicas en este medio (flotación giros, deslizamientos), a la vez que se fomentan hábitos higiénicos saludables en detrimento del sedentarismo y la pasividad del mayor.