El programa de alojamientos compartidos: beneficios para los mayores y los jóvenes universitarios abulenses

El programa de convivencia entre estudiantes universitarios y personas mayores es fruto de la colaboración entre la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, las universidades de Burgos, León, Salamanca y Valladolid y los ayuntamientos de Ávila, Burgos, León, Ponferrada, Palencia, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora.

En este programa pueden participar las personas con 60 años o más que residan en Castilla y León y que estén interesadas en iniciar un nuevo tipo de convivencia y compartir su experiencia con un estudiante y los alumnos de las universidades públicas de la Comunidad que deseen aprender de las vivencias de las personas mayores.

 

El mayor y el estudiante inician una convivencia basada en el diálogo y en el mutuo respeto. La persona mayor ofrece alojamiento en su domicilio al universitario y será ayudado por éste en la realización de gestiones y otros apoyos, además de poder contar con su compañía. Previo al inicio de la convivencia se concretan las condiciones que ambos consideren necesarias para que esta experiencia les resulte grata y beneficiosa y se realiza un seguimiento de la misma por parte de personal especializado.

 

En Castilla y León se iniciaron las experiencias de alojamientos compartidos en 1997. Desde entonces el programa ha venido teniendo una valoración muy positiva por parte de los estudiantes y de las personas mayores que han participado en las experiencias de convivencia, como lo refleja que muchas de estas experiencias se hayan mantenido a lo largo de dos, tres o incluso más años. Durante el año 2014 se desarrollaron 44 convivencias entre personas mayores y estudiantes, algunos de ellos procedentes del medio rural que han encontrado en este programa una forma adecuada de poder realizar los estudios universitarios.

 

En muchas ocasiones, se trata de un programa que ayuda a los jóvenes a superar la adaptación de empezar una nueva etapa en un entorno desconocido, además de tener un lugar físico en el que residir. A las personas mayores les aporta la compañía, la convivencia y la ayuda que en algunos casos pueden haber perdido por la emancipación de sus hijos o por la pérdida de sus seres queridos.

 

Destaca que el carácter altruista de las convivencias es un buen medio de promover la solidaridad entre las generaciones. El espíritu de tolerancia y ayuda mutua que rige las experiencias de alojamientos compartidos contribuye tanto a la integración del estudiante en su nuevo entorno como a mantener la calidad de vida del mayor, con una ganancias afectivas que difícilmente se logran en otro tipo de recursos.

 

Todos aquellos interesados en el programa de alojamientos compartidos pueden solicitar información en el teléfono 902.10.60.60 o en las universidades de Burgos, Salamanca, León y Valladolid.