El Príncipe de Asturias inaugura hoy un planta de coque, en la que Petronor ha invertido más de 800 millones

Puerto de Bilbao
Erkoreka, Tapia y Oregi representarán al Gobierno vasco en el acto, al que no acudirá Urkullu por problemas de agenda


BILBAO, 3 (EUROPA PRESS)

El Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, inaugurará este miércoles en Muzkiz (Vizcaya) la Unidad de Reducción de Fueolil (planta de coque), en la que Petronor ha invertido más de 800 millones.

El portavoz y consejero de Justicia del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, y la consejera de Medio Ambiente y Política Territorial, Ana Oregi, acudirán en representación del Gobierno vasco.

El lehendakari no participará en el acto por problemas de agenda, según han informado fuentes de la Presidencia. Sí estará presente, en representación de la Cámara vasca, su presidenta, Bakartxo Tejeria.

También asistirán, en representación de la Diputación foral de Vizcaya, su diputado de Presidencia y portavoz, Unai Rementeria, aunque no acudirá tampoco el diputado general vizcaíno, José Luis Bilbao.

Entre los dirigentes políticos, destacará la presencia del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, así como de representantes socialistas, si bien su secretario general, Patxi López, no asistirá al tener concertada, para esa jornada, otra cita con antelación.

Para este proyecto, presupuestado inicialmente en 836 millones de euros, Petronor ha contado con el apoyo de sus socios Repsol y BBK. La inversión ha sido financiada por el Banco Europeo de Inversiones (400 millones de euros) y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo dentro del Programa de Reindustrialización, debido a su favorable efecto sobre el entorno industrial y generación de empleo.

La duración del proyecto ha sido de 32 meses, desde la obtención de los permisos hasta el inicio de la fase de Funcionamiento en Pruebas. Sin embargo, desde que se decidió abordar la solución al problema empresarial hasta superar las diferentes fases (plan de negocio, estudios de viabilidad, ingeniería conceptual, básica y de detalle, construcción y puesta en marcha) se han superado los ocho años. Durante la construcción se han empleado más de 8 millones de horas, con un promedio de 1.500 empleos cada mes.

URF

El nuevo Proyecto URF (Unidades para la Reducción del Fuelóleo) contempla la adecuación de la estructura de producción de la Refinería de Petronor a la reducción del consumo de fuelóleo y en línea con la evolución de la demanda de gasóleo. Además, se aumenta la garantía de suministro de materias primas, dado que permite acceder a tipos de crudos más abundantes, y se obtiene un nuevo producto sólido, el coque de petróleo.

Las nuevas instalaciones transforman los componentes más pesados del petróleo ("fondo del barril"), cuyo destino es la fabricación de fuelóleo, en productos ligeros de mayor demanda: gases licuados (propano, butano), gasolinas y gasóleos.

Esta transformación se basa en el proceso de "conversión" térmica del petróleo. Para ello, se procede a romper las moléculas de elevado peso molecular contenidas en el crudo calentándolo a muy alta temperatura (cerca de 500º C).

En este proceso se produce toda la familia de hidrocarburos, elevando la producción de combustibles (gasolina y gasóleo, de mayor demanda) y utilizando la misma cantidad de materia prima. Aunque la unidad, como el resto de la Refinería, opera en proceso continuo, las cámaras trabajan en ciclos alternativos de duración variable entre 16 y 18 horas.

El proceso que sucede en las cámaras, completamente automatizado, consta de dos fases: la de formación de combustibles y obtención del coque; y la depuración y corte del lecho de coque formado en el interior de la cámara. Todas las operaciones de depuración, acondicionamiento y corte del lecho de coque se producen en un sistema cerrado.

ALMACENAMIENTO DE GRANELES

Las plantas de producción y el edificio de manejo, almacenamiento y expedición de graneles sólidos estarán en el interior de las instalaciones actuales. Este almacén, automatizado y cerrado, acumulará el material cuando no haya tráfico de camiones. "Se han adoptado las mejores tecnologías disponibles, buscando el mejor funcionamiento de las instalaciones, con el mínimo efecto al entorno", ha afirmado la refinería.

Entre ellas, destaca el traslado del material mediante cintas tubulares que evitan la emisión de polvo y reducen el número de transferencias, el empleo de niebla seca para confinar y abatir las posibles partículas generadas, filtros de mangas, etc.

Además, dado que la mayor parte de la comercialización de los graneles se efectuará a través de barco, Petronor dispone de una superficie en las instalaciones portuarias como almacén de gran capacidad y centro de distribución, que le permita reducir el almacenamiento de graneles en el interior del complejo industrial.