El presupuesto de Mañueco según Ganemos: un cuento, impresentable y ramplón

Los dos concejales de Ganemos, Virginia Carrera y Gabriel Risco.

Ganemos Salamanca ha valorado con dureza los términos del proyecto de presupuestos que les ha presentado el alcalde. Creen que es "un pequeño cuento", que "no es presentable" y que carece de un plan de ciudad. Tampoco les convence la propuesta de prespuestos participativos de Mañueco.

El grupo municipal de Ganemos ha hecho una valoración muy dura del proyecto de presupuestos que les ha enviado el equipo de Gobierno y que, aunque les llegó incompleta, han podido analizar desde el pasado lunes. Según el concejal Gabriel Risco, "no es un presupuesto presentable para la ciudad" porque no hay objetivos ni se marcan prioridades, por lo que es imposible saber "cuál es la opción de futuro" para Salamanca.

 

Risco ha lamentado, como otros grupos, que se haya destinado una parte importante del presupuesto a los entes dependientes, es decir, sociedades y fundaciones municipales. "Se desgaja una parte muy importante a los entes dependientes para hacer opaca la gestión", ha dicho el concejal, que ha reiterado la posición del grupo sobre estas sociedades: mejor la gestión directa.

 

Para Risco, el resumen es que "no hay un plan" para nada, "hay aportaciones sin más" y es "un presupuesto ramplón". En este sentido, ha añadido que falta una coordinación con la Universidad de Salamanca en materias tan importantes como la I+D+i, sobre las que el Ayuntamiento dice va a apostar, pero en las que no se cuenta con la Usal. Y que las aportaciones para políticas sociales son "un pequeño cuento que trata de contentar con las ayudas".

 

 

PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

 

Ganemos ha recibido bien la propuesta del alcalde de presupuestos participativos, pero cree que se queda corta. "La participación no hay que cerrarla solo al capítulo de inversiones", ha dicho la portavoz Virginia Carrera. En este sentido apuestan porque los ciudadanos puedan decidir sobre qué objetivos hay que priorizar para la ciudad.

 

Además, Carrera entiende que el plazo para la participación no debe limitarse a dos meses como pretende el alcalde, sino durar seis, desde marzo de cada año y hasta octubre que es la fecha legal para presentar presupuestos; que hay que hacer una normativa que estableza la metodología de consulta; y muy especialmente que todo lo relativo a este proceso debe salir de un acuerdo en el pleno de aquí a un par de meses.