El preso indultado en Valladolid se pone a los pies de la Piedad según lo previsto

Miles de personas y cofrades han acompañado hoy al preso indultado en Valladolid por el Consejo de Ministros, A.V.N, que ha cumplido con la tradición de participar en la procesión de Penitencia y Caridad que recorre cada Jueves Santo el centro de la capital vallisoletana.



VALLADOLID, 28 (EUROPA PRESS)



Minutos después de que los miembros de la cofradía de La Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo procesionaran ante la Audiencia Provincial de Valladolid, a las 19.10 horas, el indultado se ha sumado a los hermanos de Nuestra Señora de La Piedad, que seguían la comitiva, para ponerse a los pies de la Virgen de la Quinta Angustia y empujar el paso a lo largo de un recorrido que este año se ha visto recortado por las inclemencias meteorológicas.

Así, la amenaza de lluvia ha obligado a suprimir del itinerario cofrade las paradas en las calles Penitencia y Caridad, de manera que los pasos han atravesado la Avenida de Santa Teresa hasta llegar al Hospital Clínico, en lugar de dar el habitual rodeo por el barrio de la Rondilla.

En este periplo la mayor afluencia de fieles se ha registrado a la altura de la Iglesia de San Pablo, donde los vallisoletanos esperaban poder ver al reo ya integrado entre el resto de 'capuchones'.

A.V.N. había sido condenado a dos años y tres meses de prisión por un delito de robo con fuerza en las cosas, pero en lugar de cumplir con esta pena se verá obligado a pagar una multa, así como a no delinquir en los próximos tres años.

Éste es el castigo reducido que el indultado asumirá tras recorrer junto a la talla de la Quinta Angustia, realizada por Gregorio Fernández en torno a 1625, las abarrotadas calles vallisoletanas. Esta Cofradía alumbra también en este desfile el paso 'Cristo de la Cruz a María', atribuido a la escuela del imaginero vallisoletano.

UNA PROCESIÓN DE COMIENZO RÁPIDO

Más de media hora antes de que los cofrades llegasen a la sede de la Audiencia, la procesión había partido de la iglesia de Nuestra Señora de La Antigua a ritmo de 'Marcha Real', con el paso del 'Santísimo Cristo de la Preciosísima Sangre' --firmado por Lázaro Gumiel en 1953-- a hombros.

En la calle Angustias esperaban la llegada de la imagen agentes de la Policía Nacional que portaban a caballo un estandarte de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y que accedieron a la vía vallisoletana al son de cornetas y tambores.

El recorrido también ha estado amenizado por las gaitas, que han llamado la atención del público más joven.

La Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo viste túnica y capa roja con puños de encaje negro, capirote o muceta y guantes negros con calzado del mismo color, mientras que la Cofradía de Nuestra Señora de La Piedad viste túnica negra con bocamangas de encaje negro sobre fondo rojo, capa, capirote, guantes y zapatos negros con cíngulo rojo.