El preso de Topas, Juan Carlos Jurado, sigue sin recibir tratamiento en su rodilla dañada

El traumatólogo del Clínico revisó a Jurado y le mandó una rehabilitación a la que no ha podido acudir

El preso de la cárcel de Topas, Juan Carlos Jurado, sigue sin recibir el tratamiento médico adecuado para curar las lesiones que padece en una de sus rodillas y que precisan de una rehabilitación tal y como indicó uno de los médicos del Clínico que atendió al preso el pasado 5 de septiembre, una vez que su hermano, José Gabriel Jurado y el preso más antiguo de España, Miguel Montes Neiro, adquirieran el compromiso de la dirección de la prisión de Topas.

De hecho, al día siguiente de su viaje a Salamanca para protestar por la situación de este preso, Juan Carlos Jurado salió camino del hospital y fue tratado por un doctor que le diagnosticó una rehabilitación en la rodilla para poder, en un plazo de dos o tres meses, operarle del tobillo que tiene "desfigurado y que deben reconstruirle", según señala su hermano, José gabiel Jurado.

"No sabemos qué ha pasado pero nos han comentado que ha habido problemas administrativos con los papeles de mi hermano y no le han hecho nada más que dos días de rehabilitación cuando necesita un tratamiento para poder operarle meses más tarde y aquí nadie hace nada", señala indignado.

De hecho, "si no se arregla esta situación y todo sigue como hasta ahora, volveremos a Salamanca pero no a la cárcel de Topas, si no directamente a los juzgados para poner una denuncia por todo lo que le están haciendo pasar a mi hermano", dijo.

En la misma postura se ha pronunciado el preso más antiguo de España, Miguel Montes Neiro, quien ha creado una asociación para defender a presos con problemas como Juan Carlos Jurado, y alertó de que harán "lo que haga falta para que reciba el cuidado y el tratamiento que merece".

Además, han interpuesto una denuncia por la vía de lo penal contra "los médicos que lo han desatendido en los centros penitenciarios de Alhaurín de la Torre, Morón de la Frontera y Topas, así como a cualquier otro que pudiera ser responsable del delito.

No hay que olvidar las vejaciones que sufrió este preso en otras cárceles de España y que le provocaron, entre otras cosas, las lesiones en la rodilla y el tobillo.

Juan Carlos Jurado salvó a un preso del suicidio
Por otro lado, y según ha podido saber este diario, Juan Carlos Jurado evitó el suicidio de un preso que se quería suicidar con el ácido de las pilas. Con el traslado a la celda de este preso, Juan Carlos Jurado evitó el suicidio de un compañero y que lograse salir de su celda.