El presidente del Foro de la Familia dará una conferencia este 12 de mayo en Salamanca

Mariano Calabuig estará en la Universidad Pontificia este jueves 12 de mayo a partir de las 19.00 horas.

El Instituto Superior de Ciencias de la Familia de la Universidad Pontificia, la Delegación de Familia y Vida de la Diócesis y el Foro de la Familia han organizado una conferencia con el título “La familia: primer responsable de la educación de sus hijos” que impartirá el presidente del Foro de la Familia, Mariano Calabuig. Tendrá lugar el próximo jueves 12 de mayo a las 19:00 horas en el Aula Minor de la Universidad Pontificia.

 

Esta conferencia se celebra en el marco del Día Internacional de la Familia que se celebra todos los años el día 15 de mayo. El 20 de septiembre de 1993 la Asamblea General de Naciones Unidas dictó una resolución por la que pidió que se brindara a la familia la mayor protección y asistencia posibles ya que la familia, por ser la unidad básica de la vida social, contribuye de manera imprescindible al desarrollo sostenible de la sociedad. 

 

Para este año 2016, Naciones Unidas propone como lema: “Las Familias, una vida sana y un futuro sostenible”. Un desarrollo sostenible que busca asegurar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.

 

La bandera del Día Internacional de la Familia, no es un símbolo ideológico, es un elemento que las Naciones Unidas han recogido en sus disposiciones. Es por ello, que lejos de cualquier signo partidista, representa a la familia en todas las naciones y estados del mundo. “Cuando de da prioridad a unos símbolos dejando en segundo lugar a la familia, base de la sociedad, -ha declarado José Javier Rodríguez, delegado del Foro en Salamanca─ lo que se hace es debilitar a la propia sociedad civil.

 

Unas familias fuertes, estables y vivas son las que construyen día a día el Estado de Bienestar y los derechos de todos las personas.” Por ello, el Foro de la Familia insiste en que la bandera blanca, con un círculo verde en cuyo centro está pintada en rojo una casa con un gran corazón latiendo, ondee en un edificio público emblemático, teniendo en cuenta que es una bandera institucional de la ONU, no como otras banderas que tienen un margado carácter ideológico.