El presidente de Túnez deja el país en plenos disturbios

Consecuencias. Nicolás Sarkozy se niega a acoger a Ben Alí en Francia mientras el primer ministro Mohamed Ghanuchi asume la presidencia del país
AGENCIAS
Un mes de protestas populares en las que murieron 70 personas, según organizaciones de derechos humanos, acabaron finalmente ayer con 23 años de poder en Túnez de Zine el Abidine Ben Alí, que abandonó el país junto a varios miembros de su familia política, especialmente odiada por los tunecinos. Las sucesivas promesas de democratización y apertura realizadas por Ben Alí en los últimos días y semanas no sirvieron para aplacar la cólera de sus compatriotas, que convirtieron a uno de los países con más aparente calma social del Magreb en un barril de pólvora.

El primer ministro, Mohamed Ghanuchi, anunció en la televisión estatal, flanqueado por los presidentes de las dos cámaras parlamentarias, que asumía la presidencia interina y se comprometió a respetar la Constitución y restaurar la estabilidad del país.

Así, y tras un mes de violentos enfrentamientos, el presidente tunecino Zine el Abidine Ben Ali abandonó el país rumbo a Francia. Según un portavoz gubernamental, el avión sobrevoló el espacio aéreo de Malta en dirección norte. Allí, los controladores aéreos señalaron que el aparato volaba hacia París aunque ni el Gobierno de Malta ni el francés confirmaron este dato.

Sin embargo, el rechazo del presidente Sarkozy a la presencia de Ben Ali en su territorio dan mayor empaque a la hipótesis que otra fuentes citadas por Al Jazeera sitúan el posible destino de Ben Ali en algún país del Golfo Pérsico, Dubai o Qatar, supuestamente.

Por otro lado, el presidente de EEUU, Barack Obama, reclamó a las autoridades tunecinas respeto a los derechos humanos y la celebración de elecciones libres “a corto plazo” que reflejen “la verdadera voluntad y aspiraciones” de ese pueblo.

Los españoles, en perfecto estado
Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, informó ayer de que los alrededor de mil ciudadanos españoles que están en Túnez, entre residentes y turistas, se encuentran bien y no está planeado evacuarlos a ningún lugar al no haber por el momento riesgo para su integridad física.

Trinidad Jiménez aseguró que todos los españoles están localizados y se les recomendó permanecer en sus casas u hoteles durante el toque de queda y extremar las precauciones hasta que se restablezca la calma después de los disturbios de los últimos días que obligaron al presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí, a abandonar el país después de 23 años en el poder.