El presidente de Cepyme aboga por la “estabilidad” política

EL presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, junto al presidente de Confaes, Juan Antonio Martín Mesonero, en Salamanca (Foto:Alba Villar).

A las puertas de nuevas elecciones nacionales, autonómicas y locales el representante de las pymes y vicepresidente de la CEOE - que ha visitado la sede de CONFAES- pide también a las nuevas fuerzas políticas que hablen de planteamientos "realistas.

El presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha abogado por la “estabilidad” política una vez pasen las próximas elecciones, tanto las municipales y autonómicas como las nacionales.

 

Antonio Garamendi ha subrayado que “cualquier opción política es legítima” y ha mostrado su respeto “profundo” por todas las opciones con las que contarán los ciudadanos en las urnas.

 

No obstante, tras los últimos datos y “cuando puede haber recuperación, ha reconocido que le preocupa que haya “estabilidad” y ha pedido a los responsables de los distintos partidos que “hagan planteamientos realistas”.

 

Así lo ha señalado durante su visita a Salamanca para participar en un foro organizado por El Norte de Castilla y, posteriormente, visitar las dependencias de la Confederación de Organizaciones Empresariales Salmantinas (Confaes), donde ha estado reunido con su presidente, Juan Antonio Martín Mesonero.

 

En su presencia en la sede de Confaes, Garamendi ha atendido a los medios, donde ha reconocido que la recuperación “se está notando poco a poco” y que, de continuar con las tendencias actuales, se podría registrar hasta medio millón de nuevos empleos en el presente año.

 

En cuanto al acceso al crédito, el presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE ha reconocido que ha aumentado aunque los niveles “todavía están lejos” de los previos a la crisis.

 

No obstante, la morosidad impide que las empresas puedan utilizar esos apoyos financieros para invertir o mejorar sus proyectos empresariales, ya que, debido a los retrasos en el pago, el crédito  lo destinan a dinero circulante para pago de nóminas u otros gastos periódicos, ha apuntado.