El precio del conejo repunta pero espera un descenso en navidades

El sector de la cunicultura atraviesa por momentos de lucidez antes de volver a la oscuridad con el repunte de 0,20 euros por kilogramo de conejo que desde hace un mes reciben los profesionales y que sitúa al valor de su productos en 1,80 euros.
Chema Díez

Los más optimistas barruntan que aún el sector sufrirá un pequeño repunte del precio hasta los 1,90 euros por kilogramo, mientras que los realistas saben que la llegada de la Navidad comenzará a arrastrar a los ganaderos al nivel de todos los años, que oscila entre los 1,45 y 1,50 euros. Este hecho se debe al descenso en el consumo de conejo en detrimento del cordero, el lechazo o el pavo que ganan enteros cada vez que se aproxima esta época del año en el calendario.

No hay que olvidar que desde hace varios meses el valor de este producto cotiza al alza en la Lonja de Madrid, que es por la que se guían los ganaderos de la provincia, hasta alcanzar el valor actual, aunque lejos quedan los dos euros o más, que sería el precio ideal para que los profesionales pudieron hacer de este negocio algo más rentable.

El pienso agrava los problemas
Y por si fueran poco los problemas, el pienso se añade a la lista debido al elevado precio al que el ganadero lo adquiere en la actualidad. Éste ha aumentando la friolera de 30 euros por cada tonelada en el último mes, por lo que para una explotación media, las pérdidas son enormes.

Por poner un ejemplo; una granja que consuma 30.000 kilogramos de pienso en dos meses, lo habitual, perderá un total de 600 euros en ese periodo de tiempo de mantenerse estos niveles de precio de los piensos para el sector. Además, los ganaderos están convencidos de que pese a que el precio del conejo descenderá notablemente en breves fechas, el del pienso no lo hará de seguir así la situación actual del mercado de los cereales.

Por su parte, otro de los males que crean más diferencias dentro del sector, hace referencia al valor que alcanza el conejo en el supermercado, para el consumidor, que en muchas ocasiones alcanza los 3,50 euros por kilogramos, obteniendo la gran mayoría de los beneficios en intermediario.

Así, ni ganadero ni consumidor se benefician ni del precio en origen ni en destino, creando un margen muy grande para el resto de integrantes de la cadena productiva de este sector.

Por último, en cuanto al tema de las ayudas, todo sigue como hasta hora, es decir, el sector sigue recibiendo subvenciones para la mejora de las explotaciones o para una nueva instalación, pero que según está el sector, pocos se atreven a entrar de nuevas en el negocio.

Tampoco hay que olvidar la publicidad y promoción en los medios que se hace del consumo de la carne de conejo, por lo que al ganadero le quitan un total de 0,001 euros por cada kilogramo para este hecho, con el único objetivo de incentivar el consumo.