El precio del cereal desciende un 30% en relación a 2012 mientras que el del pienso sólo lo hace un 12%

La Alianza UPA-COAG Ávila denuncia que la cebada el año pasado por estas fechas era de 230 euros/tonelada y actualmente apenas está a 160 euros/tonelada. Sin embargo la media del precio del pienso para cebo de terneros en agosto del 2012 era de 0,330 euros/kg, y a día de hoy se encuentra a 0,288 euros/kg

La ALIANZA UPA-COAG DE ÁVILA denuncia que la bajada de las cotizaciones de la cebada y del trigo respecto al año pasado de un 30 % no está repercutiendo al mismo nivel que los precios del pienso, que es tan solo un 12 % menos que en el 2012 por estas fechas. 

 

Esta organización exige a las industrias de elaboración de piensos que repercutan ya, de manera inmediata, a los ganaderos y en la misma proporción el actual descenso del valor económico de las materias primas que se utilizan en su composición. 

 

Actualmente el precio de la cebada y del trigo ha caído un 30 % y un 27 % respecto a hace un año, por lo que los descensos en el precio del pienso actualmente deberían tener esa misma proporción. La cebada se paga al agricultor a 160 euros por tonelada, frente a los 230 euros/tn de hace ahora un año. Los agricultores están percibiendo por el trigo 170 euros/tn frente a los 234 euros/tn de agosto del 2012. 

 

Sin embargo, a día de hoy los ganaderos pagan por los piensos de media 0,288 euros/kilo, mientras que en agosto del 2012 el precio era de 0,330 euros/kilo, apenas un 12 % menos.  Por este motivo pedimos a las fábricas de piensos, incluidas las cooperativas, que al igual que encarecen los piensos cuando se producen subidas en la cotización de los cereales, en este momento debe reducirse y en el mismo porcentaje el precio final del pienso. Lejos de actuar así mantienen muy altos los precios de los piensos, lo que hace insostenible el mantenimiento de cientos de explotaciones ganaderas.  

 

Esta situación refleja lo que lleva denunciado LA ALIANZA UPA-COAG DE ÁVILA desde hace tiempo sobre la especulación a la que se ven sometidos los profesionales del sector agrario ante la ausencia de mecanismos de defensa para poner fin a los abusos de los que son víctimas los agricultores y los ganaderos