El precio de la patata se dispara hasta los 0,40 euros en la provincia

Un agricultor de Garcihernández vende la variedad agria a unos niveles nunca vistos y que contrastan con el bajo precio de este cultivo en otras campañas.

0,40 euros por kilo o 70 de las antiguas pesetas. A este precio vende la variedad de patata agria un productor de la localidad salmantina de Garcihernández, Valentín Rubio, quien reconoce que son “niveles muy elevados pero la escasez de este producto en cuestión hace que su precio se dispare y hay que aprovecharlo”.

 

Según apunta, comenzó a vender la producción, en torno a 500 toneladas, a 0,28 euros el kilo pero poco a poco su valor ha ido creciendo en el mercado ante la escasez existente en Salamanca, eso sí en venta de patata envasada.

 

“Nos queda ya muy poco por vender, la verdad y es muy sorprendente alcanzar este precio por un producto como la patata y por ello vamos a dar salida a la producción antes de que su precio comience a tender a la baja”, reconoce Valentín Rubio.

 

Este precio actual se debe, entre otras cosas, a que las variedades que proceden del país vecino, Francia, no tiene la calidad suficiente para competir en el mercado con las nacionales y así no se deprecian porque no tienen los mismos controles sanitarios, hecho que otras veces sí ha perjudicado a los productores.

 

Por ello, esta situación es anormal en un sector que se mueve en los dientes de sierra de un precio que oscila entre el ridículo (0,03 o 0,06 euros kilo) o la justa rentabilidad, que puede rondar los 0,15 y 0,20 euros, por lo que estos niveles son palabras mayores.