El precio de la leche no repunta y sigue en 0,27 euros por litro

En origen. Los ganaderos de la provincia continúan produciendo por debajo de los costes, con unas perspectivas de futuro poco halagüeñas y una sensación de pesimismo y escaso relevo en el sector
Chema Díez

El valor del litro de leche en origen trae de cabeza a los ganaderos de la provincia, que continúan produciendo por debajo de los costes de producción para un sector con muy pocas perspectivas de futuro y un relevo que cada día se antoja más complicado.

Así, los productores salmantinos tan sólo reciben 0,27 euros por cada litro de leche cuando para cubrir costes necesitarían obtener por su producto 0,30 euros, y más aún para poder ganar dinero y hacer rentable su explotación.
“Las perspectivas son muy malas y pese a que se habla de que el precio de la leche puede subir un poco, lo cierto es que somos bastante pesimistas porque por debajo de 0,30 euros no podemos producir, porque ni siquiera llegamos a cubrir los costes”, apunta Primitivo Guerra, ganadero de leche de San Pedro del Valle.

Además, esta labor “es poco agradecida y muy esclava porque no existen ni fines de semana, ni festivos ni vacaciones; el ganado hay que atenderlo todos los días y te deja muy poco tiempo libre”.

A todo esto hay que sumar que las ayudas que reciben los productores “no son excesivas” y se centran en las del pago único de la PAC, que alcanzan las antiguas cuatro pesetas por cada litro. “También tenemos otra línea de ayudas, pero que es insignificante, porque nos aporta 4 céntimos de peseta por cada litro que producimos”.

El futuro peligra
El sector lácteo es uno de los menos agradecidos y que menos perspectivas de futuro tiene en la actualidad, porque no tiene el relevo garantizado. “Estoy completamente seguro de que si el Gobierno abriera una vía para el abandono de la producción, la mayoría dejaría el sector y cerraría la explotación por falta de rentabilidad y cansado de no ganar dinero”.

En cuanto a la cuota láctea, España es un país deficitario de leche, “y este año produciremos en torno a 200.000 toneladas de leche, pero consumimos más de lo que producimos”, y el resto viene de Francia.

Este hecho supone un grave contratiempo para los ganaderos de la provincia porque el producto francés tiene un precio mucho más barato que el nacional, y atraviesa menos controles sanitarios que la leche española, “pero parece que a las Administraciones este hecho no les importa y siguen haciendo la vista gorda ante esta situación”.