El PP podría buscar una salida digna a García Sierra 'repescando' a su mujer como candidata en Peñaranda

Jiménez Barcala y María Ángeles Martín en una imagen de archivo

El actualmente vicepresidente de la Diputación, hombre fuerte de Javier Iglesias en La Salina y tesorero del PP de Salamanca, está cercado judicialmente por la 'Trama Diputación', en la que bajo su mandato se apreciaron irregularidades en la contratación con empresas de obras por unos 12 millones de euros. Su salida de la política sería recompensada con el puesto para su mujer, María Ángeles Martín Martín.

El PP salmantino se las está 'viendo negras' para darle una salida digna a la situación política de Carlos García Sierra, actual vicepresidente de la Diputación, y que esta misma semana volverá a pasar por el juzgado para responder como imputado por las presuntas irregularidades producidas bajo su mandato como diputado de Fomento, con la concesión de más de 12 millones de euros en obras a empresas mediante procesos más que dudosos que han acabado en la Fiscalía.

 

Dada la situación, ante la incierta perspectiva judicial abierta, el presidente del PP salmantino, Javier Iglesias, está barajando la posibilidad de 'sacrificar' a quien ha sido su mano derecha desde su llegada a la Diputación de Salamanca, y que también ocupa un cargo significado en la estructura del partido, el de tesorero provincial.

 

Eso sí, la salida del organigrama de cargos municipales/provinciales de García Sierra, no sería en balde. Iglesias, según fuentes consultadas por Tribuna y como ya han publicado otros medios de comunicación, podría estar pensando en una compensación 'suficiente' para su fiel escudero: presentar como candidata a la alcaldía de Peñaranda a su mujer, María Ángeles Martín, con la perspectiva de que si esta gana, no sólo se aseguraría un sueldo más que digno, sino que esto le permitiría también auparla, en un momento dado, como diputada provincial por la comarca de Peñaranda, lo que sin duda elevaría exponencialmente la recompensa en términos económicos para el matrimonio. 

 

María Ángeles Martín ya fue portavoz, y candidata a la alcaldía en este municipio salmantino entre los años 2003 y 2001. Tras salir derrotada frente a Isidro Rodríguez, fue sustituida por José Antonio Jiménez Barcala, quien finalmente en 2011 acabó consiguiendo que el ayuntamiento peñarandino tuviera por primera vez un alcalde conservador en toda su historia democrática

 

De hecho, en el seno del partido popular charro todavía no se ha digerido que Javier Iglesias y su equipo anunciaran la semana pasada que Barcala no repetiría como candidato para revalidar su actual mayoría absoluta, lo que consideran 'inexplicable'. Las mismas fuentes han señalado que la maniobra se entiende ahora con los rumores crecientes del 'cambio de peones' que Iglesias podría confirmar en próximas fechas. 

 

El PP salmantino ha desvelado ya una parte importante de sus candidaturas para los 362 municipios de la provincia, y Peñaranda es la única localidad con más de 5.000 habitantes en la que no se conoce aún el nombre del candidato popular.