El PP pide la dimisión del alcalde por presuntas “irregularidades”

PSOE. Cipriano González asegura que las denuncias de los populares “son falsas, aunque quieren convertirlas en verdad a base de repetirlas” y presenta la documentación reclamada por la oposición
Carlos bermejo

El Partido Popular volvió a pedir ayer la dimisión de un representante del equipo de Gobierno bejarano. En esta ocasión la rueda de prensa semanal del PP sirvió para que la concejal Purificación Pozo solicitara la dimisión del alcalde, Cipriano González.

Las presuntas irregularidades en la adjudicación del servicio de mantenimiento y limpieza del teatro Cervantes fueron, en esta ocasión, las razones argumentadas por la edil popular para solicitar tan drástica medida.

Para Pozo “la imposibilidad de ejercer con transparencia, equidad y legalidad las funciones propias del máximo representante de una corporación municipal es razón suficiente para pedir que dimita”.

Recordó que “son muchas las incapacidades que este equipo de gobierno ha demostrado en las últimas fechas, como los retrasos en la apertura del matadero, el problema derivado con los carniceros, las obras retrasadas del Plan E en la Plaza Mayor, el trato dispensado a los vecinos de esta zona y ahora la poca claridad en la adjudicación de dos servicios: la limpieza viaria y el mante-nimiento del teatro Cervantes”.

Reacción
Por su parte el alcalde, respondió a estas acusaciones en otro encuentro con los medios de comunicación en el que dejó clara su postura al frente del equipo de Gobierno y pidió paciencia a la concejal del PP “hasta las elecciones del mes de mayo de 2011 cuando el pueblo, que es soberano, decida en qué lugar poner a cada uno”.

Cipriano González explicó que “todas las acusaciones del PP son falsas a pesar de que de tanto repetirlas el Partido Popular quiera que se conviertan en verdad”.

Para demostrarlo el primer edil mostró a los medios de comunicación toda la documentación que obraba en el expediente de la adjudicación del mantenimiento del teatro Cervantes con la finalidad de desmentir las acusaciones del PP. Entre los documentos se encontraba el seguro de responsabilidad civil obligatoria por importe de 156.000 euros, que era uno de los que el PP se refería como sin acreditar.

El alcalde presentó también los registros de afiliación a la Seguridad Social de los trabajadores si bien reconoció que “no se encontraban en el expediente porque contienen información privada que pertenece a la intimidad de los referidos trabajadores”.

Con respecto a la legalidad de la concesión de este servicio a una Sociedad Cultural sin ánimo de lucro el alcalde explicó que “en el momento de la adjudicación, la mesa de contratación, en la que se encontraba presente, con voz y voto, la concejal Purificación Pozo no emitió ninguna reclamación al respecto, por lo que se entendió que no había ninguna injerencia al respecto”.