El PP inicia otra campaña con su tesorero imputado y la sombra de los 'papeles' de Fernando Rodríguez

Iglesias y García Sierra acompañados de sus abogados en el Juzgado (Foto: Cynthia Duarte)

Los populares mantienen a su tesorero provincial pese a estar imputado en las presuntas irregularidades en contratos y van a tener difícil escapar a las sospechas por la financiación de sus campañas en el pasado.

El PP salmantino arranca pasada la medianoche de este jueves una nueva campaña en la que no va a poder abstraerse de los problemas judiciales. No es la primera vez, porque en Salamanca el partido está acostumbrado incluso a presentar candidatos en entredicho. El motivo es que, mientras los populares piden el voto, una de sus figuras fundamentales se mantiene en la situación de investigado, lo que antes se llamaba imputado. Y no es cualquiera, sino un cargo simbólico y con grandes connotaciones: el tesorero. El mismo que tantos problemas le está dando al partido a nivel nacional.

 

Se trata de Carlos García Sierra, vicepresidente de la Diputación de Salamanca y tesorero del partido en la provincia desde que se constituyó la última directiva popular en 2008. Por entonces, García Sierra tenía una hoja de servicios impoluta como gestor, pero en los últimos años se le han acumulado los casos que ponen en entredicho sus habilidades con los números.

 

El 'pero' más importante es su imputación en la denominada 'trama Diputación', la presunta concesión irregular de contratos de obras a empresas que se vieron beneficiadas por un trato preferente y que se llevaron contratos por valor de 12 millones de euros, como reconoció meses atrás el propio presidente de la Diputación y del PP, Javier Iglesias. La concesión de estas obras con procedimientos a medida tiene en ascuas al director de Fomento, Manuel Borrego, amigo personal de Alfonso Fernández Mañueco, y también a García Sierra, imputado por este caso desde marzo de 2015.

 

Todas las irregularidades que el propio PP tuvo que reconocer ante una inminente denuncia del PSOE se produjeron con García Sierra al frente del área de Fomento, cargo que mantiene y del que era diputado cuando se produjeron todos los casos. Por este motivo, ya declaró para dar explicaciones en marzo de 2015.

 

El caso lleva año y medio en investigación y parece que todavía seguirá así un tiempo porque la Fiscalía ha presentado un escrito para que sea declarado caso complejo y se permita ampliar su instrucción otros 18 meses. Y se suma a otros 'charcos' en la gestión de García Sierra, como el agujero de Vega Terrón: 600.000 euros que ha dejado a deber la empresa concesionaria del muelle fluvial porque el departamento del vicepresidente no le exigió el pago del canon ni una sola vez en 18 años.

 

 

LOS 'PAPELES' DE LA FINANCIACIÓN

 

Otro caso que todavía colea en el PP de Salamanca es el de los 'papeles' de la presunta financiación irregular que señalan directamente a Fernando Rodríguez, un peso pesado del 'poder popular'. Aunque el partido se empeña en echar tierra sobre este asunto, el caso es que nadie ha explicado debidamente el contenido de un documento en el que, junto al presupuesto de la campaña, aparecen anotaciones manuscritas que vinculan nombres de empresas concesionarias de instituciones con cantidades, en 'a' y en 'b'.

 

Las anotaciones del documento, según reconoció él mismo al diario 'El País', corresponden a la letra del concejal Rodríguez y, como en el caso de los tesoreros, refuerzan la teoría sobre las dificultades del PP para explicar algunas cuestiones relativas a su financiación y que se resumen, por ejemplo, en que la justicia le ha requerido una fianza de 1,2 millones de euros y mantiene su imputación como parte beneficiada en la caja B del caso Bárcenas.