El PP contesta a Carmena: "Creía que ser alcaldesa era dar charlas"

"Quien tenga dudas o prefiera su felicidad a su responsabilidad, mejor que se vaya a su casa por el bien de los madrileños", ha dicho.

El concejal de Participación Ciudadana y Transparencia del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Percival Manglano, ha ironizado sobre las declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, sobre que no se siente feliz y ha señalado que "quizá esté pensando en hacerse una moción de censura así misma".

  

"Si Carmena no es capaz de convencerse así misma como alcaldesa, difícilmente va a convencer a los demás", ha señalado Manglano, que entiende que la alcaldesa "no sea feliz en su puesto". "Ella creía que ser alcaldesa era dar charlas y resulta que implica tomar decisiones sobre cuestiones tan importantes para la vida cotidiana de los madrileños como el tráfico, la limpieza y los impuestos", ha indicado.

  

Manglano ha señalado que Madrid es una ciudad de más de 3 millones de habitantes que "no se puede gobernar si no se está dispuesto a dar el 100% de uno mismo". "Quien tenga dudas o prefiera su felicidad a su responsabilidad, mejor que se vaya a su casa por el bien de los madrileños", ha dicho.

  

Respecto a las críticas de Carmena a Aguirre sobre la moción a favor de las libertades y derechos humanos en Venezuela, Manglano ha explicado que fue una moción similar a la presentada en otras instituciones como el Parlamento Europeo o el Congreso de los Diputados.

  

"Carmena miente cuando dice que Aguirre dijo que los Derechos Humanos son una tontería. La alcaldesa se opuso simplemente a que de la moción se suprimiese la exigencia de la liberación de los presos políticos venezolanos para sustituirla por una referencia genérica a una declaración de la ONU", ha señalado.

  

En su opinión, "quienes demostraron que creen que los Derechos Humanos son una tontería son los concejales de su gobierno que votaron en contra la de la moción". "Si el grupo de Ahora Madrid (AM) se rompe por la defensa de los Derechos Humanos, el problema es de Carmena", ha concluido.