El PP aprueba en solitario cambiar el proyecto de La Aldehuela y evita un descalabro en los presupuestos

La pista de radiocontrol.

El equipo de Gobierno aprueba el cambio del contrato de obras de la ciudad deportiva cuando ya están terminadas. De no haberse hecho, no se podría pagar el primer plazo de 5,5 millones y habría afectado al presupuesto para 2016.

El equipo de Gobierno ha aprobado en solitario, y con votos en contra, las polémicas modificaciones del proyecto de la ciudad deportiva de La Aldehuela que ha querido aprobar a última hora del año, cuando faltan tres días para acabar 2015 y ante la amenaza de un serio descalabro en los presupuestos municipales. Y es que, de no haberse aprobado este polémico cambio del contrato de obras de la ciudad deportiva, no se hubieran podido recibir las obras y, por lo tanto, no se podría pagar el primer plazo de 5,5 millones: esa cantidad habría tenido que ir al presupuesto de 2016 y lo hubiera variado por completo. Un desastre que el alcalde ha querido trasladar al pleno para repartir responsabilidades.

 

Así que el PP se la ha jugado casi a la última carta, y en un pleno a tres días de final de año, y casi sin días hábiles, ha logrado aprobar un cambio en el contrato de obras para la reforma de La Aldehuela cuando las obras en sí están terminadas. Algo que ha hecho in extremis, con una comisión extraordinaria aprobada el día 22 de diciembre. Los grupos de la oposición han tenido que 'tragar' con una modificación que no contaba con los parabienes del interventor y que ha llegado fuera de plazo, pero es que las consecuencias hubieran sido nefastas para el Ayuntamiento. En esto el PP ha tenido el apoyo de Ciudadanos, y la negativa de Ganemos y PSOE.

 

El equipo de Gobierno ha defendido el cambio por ser de poca entidad y ha preferido centrarse en el hecho de que supone la cuenta atrás para abrir la ciudad deportiva que lleva más de cuatro años cerrada por la nefasta gestión y los reiterados retrasos, también con el actual contrato. El equipo de Gobierno dice que los técnicos llevan varios meses corrigiendo las deficiencias encontradas y mantiene que el nuevo acta de recepción de obras va a recoger escasos cambios.

 

El concejal de contratación, Carlos Garcia Carbayo, ha defendido también que las modificaciones que se aprueban son mejoras y apenas rebasan el presupuesto de la obra, además de que no varían sustancialmente el proyecto, y que se produce un pequeño ahorro. "Yo puedo decirle que el ritmo de obra ha sido rápido y exigente, que las dificultades han sido las de estas obras", ha dicho el concejal, que ha aludido a dificultades con el mal tiempo el pasado invierno, pero que ha reconocido las dificultades para ajustar la certificación de las obras.

 

"En estos momentos podemos decir que las obras están terminadas y por eso se traen las modificaciones y parece que estamos en condiciones de firmar el acta de comprobación", lo que abre el plazo para abrir las instalaciones.

 

Sin embargo, la oposición no se ha mostrado tan conforme. Para Ganemos Salamanca, la privatización de la gestión de la ciudad deportiva fue ya una mala decisión, pero es que además no se responde a las dudas sobre estas modificaciones que se aprueban a tres días de final de año. "En un proyecto que tarda más de cinco años en ejecutarse, que cuesta más de 17 millones, que haya modificaciones del proyecto vayan y vengan nos parece una veleidad y un ejercicio de cierta incompetencia", ha dicho el concejal Gabriel Risco. 

 

El PSOE ha criticado que se presente la modificación como un ahorro y la falta de transparencia absoluta porque, hasta ahora, y durante meses, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento ha defendido que todo iba según lo previsto, a pesar que desde el día 4 de diciembre hay informes técnicos que mantienen que es imposible terminar las obras a 31 de diciembre a tiempo para pagar. "Ha habido una falta de transparencia a los grupos de la oposición a la hora de comunicar el estado de las obras", ha criticado el concejal socialista Arturo Ferreras. El concejal socialista ha denunciado la falta de documentación que se ha pedido sobre el listado de obras a ejecutar, y que el concejal de Contratación ha reconocido no se ha entregado.

Noticias relacionadas