El policía municipal que mató a sus padres enfermos en Barakaldo les atendía "casi diariamente", según los vecinos

Los cuerpos de las tres víctimas permanecen en el Instituto de Medicina Legal de Vizcaya, donde se les practicará la autopsia.

El policía municipal que, supuestamente, acabó este pasado domingo en Barakaldo (Vizcaya) con la vida de sus padres enfermos y, posteriormente, se suicidó, "era una buena persona" que atendía a sus progenitores, enfermos, "prácticamente todos los días", según los vecinos del municipio vizcaíno.


Los tres cuerpos sin vida se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Bilbao, a la espera de que les sea practicada la autopsia, según han informado a Europa Press fuentes del Departamento vasco de Seguridad.

La Ertzaintza halló este pasado domingo en un domicilio de Barakaldo (Vizcaya) los cadáveres de tres miembros de una familia, en concreto el de los dos padres y el hijo, con evidentes signos de muerte violencia.

La tesis que maneja la Ertzaintza apunta a que el hijo, un Policía Municipal de Bilbao de 51 años, habría matado a sus padres, de 80 años, y posteriormente, se habría quitado la vida. El suceso ocurrió poco antes de las seis de la tarde en el domicilio familiar, situado en la calle La Bondad.

Según han manifestado a Europa Press vecinos del inmueble, el agente de la Policía municipal, Iñaki L., acudía casi diariamente al domicilio de sus padres, para atenderles, ya que se encontraban en un estado de salud delicado. Aunque el matrimonio era natural de Presarás de Vilasantar (A Coruña), residía en la localidad desde la década de los 60.

"El padre sufría vértigos y se encontraba en rehabilitación, y la mujer había sufrido un ictus. No podía hablar, pero entendía todo", ha explicado uno de los vecinos.

"TODOS LOS DÍAS"

La mujer que acudía desde hace un año tres días a la semana durante tres horas para atender al matrimonio ha tenido conocimiento del suceso este lunes por la mañana cuando ha llegado al portal de la vivienda, debido a la presencia de los medios de comunicación congregados en el lugar.

Visiblemente impresionada y entre sollozos, ha afirmado que "eran todos buena gente" y ha recordado que mantenía con los fallecidos "una relación familiar". Según su relato, el hijo acudía "todos los días" a ver a sus padres, debido a su delicado estado de salud.

Los tres cuerpos sin vida se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Bilbao, a la espera de que les sea practicada la autopsia en próximas horas.