El pleno de la Cámara Agraria de Salamanca no aprueba su liquidación para salvar su patrimonio

(Foto: Chema Díez)

La reunión, de carácter extraordinaria, se basaba en ratificar la liquidación de Ifesa y de la Cámara Agraria ante su imposibilidad de prestar servicios. Tres votos en contra de UCCL, uno de Asaja y tres abstenciones impiden el fin de un organismo sin funciones que intentará no "regalar" su patrimonio a la Junta.

 

MÁS DEL PLENO

 

Los miembros de la Cámara Agraria aprobaron por unanimidad las medidas llevadas a cabo con los tres trabajadores a los que hubo que despedir y por tanto, romper el ERE, con los que se llegó a un acuerdo de pagos. La primera trabajadora aceptó 5 días por año trabajado; la segunda y con más antigüedad, de 34 años en la institución, casi 12.000 euros, y una tercera, con 9.500 euros, hecho que se aprobó por unanimidad.

 

También se aprobó por unanimidad la salida de Ifesa y su liquidación por parte de esta institución, también votado por unanimidad a favor. En este sentido, Aurelio Pérez defendió que se retrasó tanto la decisión de la salida de Ifesa para poder ejercer un voto favorable junto a Ayuntamiento y Diputación para la celebración de la Feria, antes AGROMAQ, que "es lo único que nos ha movido a nosotros. A los agricultores y ganaderos no les hables de Ifesa o de quién organiza la feria. Ellos quieren que haya feria y nuestro voto ha posibilitado eso y es muy positivo para Salamanca", argumentó.

 

El pleno de la Cámara Agraria ha decidido la no liquidación de un organismo que no cuenta ni con recursos, ni subvenciones, ni trabajadores ni servicios que prestar a los agricultores y ganaderos, con el fin de intentar salvar su patrimonio y no "regalárselo a la Junta. Queremos que revierta en los profesionales salmantinos y lucharemos por ello", indicaron miembros de UCCL y Asaja.

 

Al menos ésa es la decisión que han tomado los vocales de dicho organismo con los votos en contra de tres vocales de UCCL y uno de Asaja y tres abstenciones más de Asaja; a favor de la disolución de esta institución votaron los 11 vocales presentes de la Alianza por la Unidad del Campo formada por COAG-UPA más uno de Asaja, 12.

 

Por partes, la ley recoge que las Cámaras Agrarias pueden disolverse mediante tres procedimientos: por la ley propia que rige estos organismos; por un vacío de poder, con una dimisión del presidente y nadie que coja las riendas; y por último, por la votación en el pleno a favor de esta decisión de 2/3 del total de vocales. En el caso de Salamanca, 17 de los 25 miembros de la institución debían estar a favor de esta decisión.

 

Pero no ha sido así porque el resultado de la votación, mencionado con anterioridad, arrojó 12 votos a favor, 4 en contra y tres abstenciones. Para que esta decisión se hubiese llevado a cabo deberían haber votado 17 de los 19 vocales a favor de la liquidación.

 

En este caso, la ley dice, según relató el propio presidente de la Cámara Agraria, Aurelio Pérez, que de tomarse la liquidación por este procedimiento, "el patrimonio restante de la institución pasará a formar parte de la consejería de Agricultura y Ganadería  para fines de interés agrario".

 

UCCLY ASAJA, EN CONTRA

 

Este hecho encendió los ánimos de los vocales de UCCL que indicaron que no estaban de acuerdo con "regalar nada a la Junta que es la que se lo lleva siempre" y querían luchar por su patrimonio, que se basa en la sede de la Cámara del paseo de Canalejas y varios locales en Pizarrales, que no se pueden mantener al carecer de ingresos. Aurelio Pérez reclamó que no hay tiempo para este tipo de "situaciones porque hay gastos que hay que asumir y no hay fondos".

 

Estos se enrocaron en pedir la venta de los locales de Pizarrales para poder así sacar un dinero en beneficio de los agricultores y mantaner la sede los años que hiciese falta para celebrar plenos, "aunque solo sea para ver cuánto pelo hemos perdido", señaló Herminio Velasco.

 

También indicaron una opción poco probable que es la de ceder las instalciones gratis a asociaciones con fines sociales que se ocuparan solo de mantener los gastos, sin pagar alquiler, opción poco viable en la actualidad. "Es que no queremos regalar nada a la Junta; si la Consejería se queda con el patrimonio que repercuta en los agricultores y ganaderos", señalaron.

 

Los tres miembros de UCCL, en contra de la liquidación de la Cámara por no salvar el patrimonio (Foto: Chema Díez)

 

Por su parte, el presidente de la Cámara Agraria, Aurelio Pérez, aseguró que hay unos pagos pendientes del IBI (12.000 euros) y de seguros de los locales "a los que no se puede hacer frente porque no hay fondos ya que las últimas ayudas datan del 30 de junio y la Consejería no ha aportado aún nada más". Asimismo, aseguró que su "ciclo como presidente de la Cámara ha terminado y lo que no voy a hacer es estar aquí por estar".

 

Por último, Pérez explicó que el pleno se convocó de urgencia el pasado 27 de noviembre porque "hasta entonces no habíamos podido contar con el funcionario de la Junta encargado de levantar el acta en este pleno", aunque también reconoció que el plazo para liquidar Ifesa por parte de la Cámara Agaria también terminaba este 1 de diciembre.

 

(Foto: Chema Díez)

 

ASAJA BUSCARÁ SOLUCIONES HASTA EL FINAL

 

Por su parte, el presidente provincial de Asaja, Luis Ángel Cabezas, que no pudo acudir al pleno al tener una Junta Provincial de su sindicato fijada desde hace tiempo, indicó a este diario que van a intentar "salvar el patrimonio de la Cámara para que revierta de algún modo en los agricultores y ganaderos de Salamanca. Intentaremos buscar alguna fórmula que pueda modificar la ley hasta el final, y de no encontrarla pues habrá que seguir las indicaciones de la normativa y ceder el patrimonio", aseveró.

 

Además, Luis Ángel Cabezas, criticó la precipitación con la que se ha convocado este pleno por parte del presidente, "cuando lo mejor hubiese sido hacer una Comisión Delegada antes para buscar soluciones e intentar salvar este patrimonio, y ya aprobar la disolución de la Cámara Agraria, que es lo que queremos todos", añadió.

 

"Nosotros también apoyaremos la liquidación de la Cámara porque es un organismo sin funciones pero queremos salvar el patrimonio de los agricultores de la provincia de Salamanca", aseveró.