El Plan Románico Atlántico permite la intervención en la iglesia de Cerralbo y en la ermita de Hinojosa

Se trata de un proyecto de colaboración transfronteriza para la conservación del patrimonio cultural
La iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en Cerralbo, y la ermita del Cristo de la Misericordia, en Hinojosa de Duero, son las dos actuaciones que se están llevando a cabo en la provincia de Salamanca, en el marco del Plan de Intervención Románico Atlántico.

Se trata de un proyecto de colaboración transfronteriza para la conservación del patrimonio cultural en el que intervienen la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola, la Secretaría de Estado da Cultura de Portugal y la Fundación Santa María la Real, además de las Diócesis de Zamora, Astorga, Salamanca y Ciudad Rodrigo.

El equipo del Plan de Intervención Románico Atlántico aborda ya las actuaciones en los templos de las localidades salmantinas de Cerralbo e Hinojosa de Duero.

En Cerralbo, se trata de una intervención sencilla, centrada en la renovación de la iluminación interior, cambiando las actuales luminarias de techo y muros, por otras de nuevo diseño. Del mismo modo, se colocarán nuevas ventanas abatibles de alabastro y acero, que permitirán una correcta ventilación del edificio y reducirán los problemas de humedad.

La intervención concluirá con la sustitución del solado del área del baptisterio. En la ermita del Cristo de la Misericordia, en Hinojosa, se está renovando la instalación de la iluminación interior. Además, se ha reformado el entorno del templo, mediante la mejora del camino de acceso y la eliminación de maleza.

Igualmente, se han ocultado los focos de iluminación exterior y se han instalado elementos de mobiliario urbano que permiten la creación de diferentes áreas o espacios, entre ellos, una zona de mirador. No hay que olvidar, que la ermita se encuentra en un lugar privilegiado con vistas a los Arribes del Duero.

En ambas iglesias se han realizado también trabajos de monitorización dentro del programa MHS (Sistema de Monitorización del Patrimonio). El proyecto desarrollado por la Fundación Santa María la Real consiste en la colocación de pequeños sensores que permiten el control de distintos parámetros ambientales, como temperatura o humedad.

Los datos arrojados por estos dispositivos son convenientemente almacenados y registrados, con el fin de garantizar la conservación preventiva del edificio.