El plan de Herrera de acabar con la duplicidad de cargos deja 'fuera de juego' a Silván y Mañueco

Los dos alcaldes de León y Salamanca, Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco, son los únicos que incumplirían esta propuesta de Herrera. Ambos han sido elegidos para los próximos cuatro años. Curiosamente, son dos de los habituales 'aspirantes' al puesto del presidente.

El debate de investidura de Juan Vicente Herrera ha estado lleno de propuestas, también en materia de regeneración política, una de las asignaturas que mira con lupa Ciudadanos, el grupo que le ha dado la posibilidad de repetir como presidente. Entre ellas están la limitación de mandatos a los responsables políticos y la incompatibilidad de ser al tiempo procurador de las Cortes y alcalde de un municipio de más de 20.000 habitantes. Una concesión que deja fuera a los que, curiosamente, han sido dos de los habituales en las 'quinielas' para sustituirle.

 

Se trata de Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco, procuradores, exconsejeros y, ahora mismo, alcaldes de León y Salamanca, capitales de provincia con mucho más de esos 20.000 habitantes. Ambos compatibilizan cargos, lo que supone quitar a sus ayuntamientos los días que se celebra pleno de las Cortes. Algo a lo que hay que sumar el tiempo que dedican a los cargos internos: Fernández Mañueco es secretario regional del PP de Castilla y León y también tiene responsabilidades en el PP nacional, donde es presidente del Comité de Garantías. En el pasado ha dicho: "He demostrado a lo largo de mi trayectoria que son cargos compatibles".

 

En las últimas semanas arrecian las voces que piden limitar la compatibilización de puestos. Lo hacen ahora en la voz de Juan Vicente Herrera, pero no ha sido la única. Hace unos días el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, José Luis Mateos, anunciaba que iba a impulsar un cambio en el reglamento del consistorio para que no se pudieran ocupar dos cargos públicos de elección directa a un tiempo. De este modo, Fernández Mañueco no podría ser alcalde y procurador a la vez.

 

Fernández Mañueco compagina los cargos públicos de alcalde y procurador desde la pasada legislatura y ha sido elegido para ambos para los próximos cuatro años. Como alcalde recibe una retribución que tuvo un coste para las arcas municipales superior a los 64.000 euros durante 2014; y como procurador sin sueldo cobra dietas que no son públicas y sobre las que no ha informado en sus declaraciones de bienes, pero que se pagan por asistencia a plenos y comisiones: suponen una media de 1.800 euros/mes por procurador.

 

Antonio Silván, por su parte, también va a ser alcalde y procurador en Cortes para los próximos cuatro años tras ser elegido en León y también estar entre los procuradores populares por la provincia. A nivel interno, es miembro del Comité Ejecutivo del PP de León, del PP de Castilla y León y de la Junta Directiva Nacional y presidente del Comité Electoral del PP de Castilla y León.