El plan de formación de técnicos deportivos instruirá a 250 jóvenes

Presupuesto. Cuenta con 45.000 euros que sirven para subvencionar más del 50 por ciento del valor de las matrículas. Colaboración. La Junta de Castilla y León cede el albergue de Llano Alto para los cursos
F. M. M.

El área de Educación y Deportes de la Diputación de Salamanca ofrece para este año diez cursos dentro de su Plan Anual de Formación de Técnico para actividades deportivas que permitirán adquirir conocimientos a más de 250 jóvenes.

Con un presupuesto de 45.000 euros, para el diputado de Deportes, Jesús María Ortiz, este plan es una “apuesta clara y ambiciosa por la formación y el deporte por parte de la Diputación”.

La Salina quiere haya una formación de calidad para que los asistentes a los cursos tengan una mayor capacitación y cualidades para conseguir trabajo. Por eso se enfatiza la formación de técnicos que puedan trabajar con escolares.

Las entidades locales pueden formar a técnicos, adolescentes, monitores, jueces y otras personas relacionadas con el ámbito deportivo.

Los objetivos de estos cursos para la Diputación son varios. En primer lugar, identificar las necesidades y deficiencias formativas de los técnicos; en segundo lugar, formar a técnicos para el desarrollo de programas con niños, jóvenes, adultos y mayores; tercero: planificar acciones formativas para dar respuesta a las necesidades emergentes; cuarto:crear un plan de acción que evite la existencia de cursos aislados.

Se da preferencia para la matriculación a las personas que residan en los pueblos, menos en la capital, y que estén acompañados de un certificado de empadronamiento y otro documento que acredite que el alumno podría colaborar con el Ayuntamiento en actividades deportivas. En cuanto al profesorado, Jesús María Ortiz aseguró que se cuenta “con profesionales de gran valía en todas y cada una de las áreas”. Subrayó que muchos profesores ya llevan varios años colaborando con la Diputación, lo que da “estabilidad y calidad al proyecto”.

En estos cursos, intentan inculcar valores participativos, y no competitivos, transmitir una actitud educativa, ir a la capacidad de reflexión y de decisión, facilitar el intercambio de conocimientos entre los participantes y mejorar sus relaciones.

Puestos de trabajo
Entre las medidas que se buscan con estos cursos, destacan el arraigo de los jóvenes en su población, aumentar la calidad de las actividades en los municipios de la provincia, formar técnicos para las actividades y que posteriormente puedan transmitir el espíritu educativo; y contribuir a la creación de puestos de trabajo.

Sobre este último punto, insistió en que la totalidad de alumnos que cursen los talleres de socorrismo y monitor de natación tendrán un contrato en verano en alguno de los municipios, ya que tienen el certificado de Cruz Roja. De los otros siete cursos, también subrayó que es muy fácil que consigan contrataciones durante el verano ya que los municipios realizan actividades para las que se requieren monitores perfectamente formados.