El Plan Antidéficit obstaculizará proyectos que se inicien en 2010

Rectificación. El Gobierno retrasa hasta el 1 de enero de 2011 la prohibición para las corporaciones locales de solicitar créditos. PSOE. Fernando Pablos reclama “hacer entre todos un esfuerzo de país”
J. Romero

Un día es el tiempo que ha durado, al menos en su integridad, el Real Decreto que recoge el Plan Antidéficit impulsado por el Gobierno. El Ejecutivo rectificó ayer en el Boletín Oficial del Estado y retrasó hasta el 1 de enero de 2011 la aplicación de la prohibición para las corporaciones locales para solicitar créditos a largo plazo para ejecutar inversiones. De esta manera, los ayuntamientos españoles dispondrán aún de siete meses en los que podrán endeudarse para financiar proyectos. Pese a la menor duración de la restricción para pedir créditos, las cuentas no cuadran al equipo de Gobierno del Consistorio de Salamanca.

El portavoz municipal, Fernando Rodríguez, expuso ayer que este cerrojo para los ayuntamientos para acceder al crédito público o privado, en cualquiera de sus modalidades, afectará ya a actuaciones que se hayan iniciado o que vayan a comenzar en el presente año y que tengan carácter plurianual.

El impacto de la “lesiva” medida provocará un “colapso económico municipal. Supondrá, en la práctica, la paralización de la inversión pública y causará un efecto negativo en la recuperación de la economía”, argumentó Rodríguez, que adelantó la intención del Ayuntamiento de incrementar en cerca de un millón de euros el recorte del gasto corriente, que ascendía ya a doce millones de euros.

Mientras, el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Fernando Pablos, solicitó ayer “entre todos hacer un esfuerzo de país” a la hora de hacer frente a un plan “duro” que sigue la línea de las últimas actuaciones del Gobierno. Pablos replicó igualmente al Ayuntamiento que “aquí había gente que presumía de gestionar muy bien la economía” y recordó a Rodríguez la puerta abierta que deja el Real Decreto a los ayuntamientos para utilizar el 5% de dinero ahorrado ante el recorte de los costes de personal para financiar inversiones. Una posibilidad factible para las instituciones “que estén en buena situación” y no tengan que hacer frente al saneamiento de los remanentes negativos o a la reducción del endeudamiento a largo plazo.

El portavoz municipal preguntó al respecto a Pablos “¿cómo quiere financiar las inversiones sin préstamos cuando se ha opuesto a todo incremento de tasas, tarifas e impuestos para contar con más recursos propios? Es más, ha planteado su rebaja. ¿Qué habría sido de este Ayuntamiento si hubiéramos hecho caso al Partido Socialista? Estaríamos en la quiebra”.