El PIVE-3, de momento, no anima

Los salmantinos no se animan demasiado a cambair de coche a pesar de las ayudas económicas que ofece el Plan PIVE, ya en la tercera fase, para la compra de nuevos vehículos.

Salamanca fue la cuarta ciudad de la región en recurrir a las ayudas proporcionadas por el Plan PIVE-2, lo que redujo la caída de las matriculaciones estimada y aportó efectos positivos sobre otros sectores económicos, generando beneficios medioambientales y de seguridad vial.

 

La tercera fase del programa de incentivo a la compra de coches nuevos parte con un presupuesto de 70 millones de euros. Se espera que genere un impacto económico de 800 millones de euros e impulse una demanda adicional de 26.000 unidades, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

 

TRIBUNA ha preguntado a algunos ciudadanos de Salamanca por la antigüedad de sus vehículos, su intención de renovarlos y, en ese caso, si se aprovecharían del Plan PIVE para comprar un nuevo coche.