El piloto de Germanwings trató de abrir la puerta de la cabina con un hacha

Cabina avión

El piloto del avión de Germanwings que se estrelló este martes en los Alpes franceses con 150 personas a bordo intentó pocos minutos antes de la colisión abrir la puerta de la cabina con un hacha pero sin éxito, según informa el diario alemán 'Bild'.


 

Patrick S., como se ha identificado al piloto, había abandonado la cabina para ir al baño y cuando trató de volver a entrar su copiloto, Andreas Lubitz, no le abrió la puerta, pese a que la aporreó de forma repetida y empleó el interfono existente para pedirle que lo hiciera.

 

Según el diario alemán, que cita fuentes de seguridad, tras darse cuenta de que el avión iba a estrellarse y en un intento desesperado, el piloto cogió un hacha que había en el aparato y trató de abrir con ella la puerta de la cabina.

 

Una portavoz de Germanwings, Katharina Muschalla, ha confirmado a 'Bild' que "el equipo de seguridad de un A320 también incluye un hacha". Hasta que se produjeron los atentados del 11-S era posible forzar la puerta de la cabina con un hacha, pero postiormente se reforzaron por seguridad.