El PIB de España se estanca en el tercer trimestre por el frenazo del consumo

El PIB español desaceleró dos décimas su crecimiento en el tercer trimestre del año y mantuvo intacta la tasa interanual
El frenazo del consumo llevó a la economía española a registrar una tasa de variación intertrimestral nula durante el tercer trimestre del año, frente al avance del 0,2% del trimestre anterior. No obstante, el PIB español creció un 0,8% en tasa interanual, igual que en el trimestre precedente, según los datos de Contabilidad Nacional, con la nueva base 2008, publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La nueva base de las cuentas nacionales ha modificado ligeramente algunos de los datos del PIB que se difundieron en su día, generalmente al alza. Uno de esos cambios ha sido la tasa interanual del segundo trimestre de este año, que ha pasado del 0,7% publicado inicialmente al 0,8%.

De acuerdo con los datos del INE, el PIB español desaceleró dos décimas su crecimiento en el tercer trimestre del año y mantuvo intacta la tasa interanual, al registrar la misma que en el segundo trimestre.

Según el organismo estadístico, la contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional fue cinco décimas menos negativa en el tercer trimestre, situándose en -1,2 puntos, mientras que la demanda externa también redujo cinco décimas su aportación al trimestral, desde 2,5 a 2 puntos.

Menos consumo familiar entre julio y septiembre
El crecimiento nulo de la economía española durante el tercer trimestre del año fue consecuencia de la caída experimentada por el consumo familiar y de las instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares frente al repunte que experimentaron en el trimestre anterior.

En concreto, el consumo familiar se contrajo entre julio y septiembre un 0,1%, frente al avance del 0,1% del segundo trimestre, mientras que el consumo de las instituciones sin fines de lucro cayó un 1%, en contraste con el crecimiento del 1,1% del trimestre precedente.

Por su parte, las administraciones públicas también recortaron sus gasto en consumo en el tercer trimestre, aunque algo menos que en el segundo trimestre (-1,1% frente a -1,3%). La inversión, por su lado, también se contrajo en el tercer trimestre, con una reducción del 0,6%, la mitad de lo que retrocedió en el segundo trimestre (-1,2%).

Mejor comportamiento de la inversión
La formación bruta de capital fijo, por su parte, mejoró su comportamiento en el tercer trimestre, pese a seguir en tasas interanuales negativas. Así, pasó del -5,5% del segundo trimestre al -4,2% en el tercero.

La inversión en activos fijos materiales (construcción y bienes de equipo) subió ocho décimas respecto al segundo trimestre, desde el -5,7% al 4,5%. En concreto, la inversión en activos de construcción moderó un punto su retroceso, desde el -8,4% al -7,4%, mientras que la inversión en bienes de equipo aumentó un 2,4%, casi un punto más que en el segundo trimestre.

Se reduce la contrbución de la demanda externa
Por otro lado, la contribución de la demanda exterior neta de la economía al PIB se redujo cinco décimas en el tercer trimestre, al pasar de 2,5 puntos a 2 puntos. Este resultado se debe a la desaceleración de las exportaciones, en contraste con el repunte positivo experimentado por las importaciones.

Concretamente, las exportaciones de bienes y servicios atenuaron su crecimiento interanual (del 8,7% al 8,1%) en sintonía con la desaceleración de las economías de los países a los que se destinan las exportaciones, fundamentalmente de la UE. Las exportaciones de bienes se aceleraron desde el 9,8% al 10,1%, mientras que las de servicios moderaron su crecimiento.

La caída del empleo se acentúa
El empleo de la economía, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, descendió a un ritmo del 1,9%, ocho décimas más que en el segundo trimestre del año, lo que supone una reducción neta de casi 327.000 puestos de trabajo en un año.

Por ramas de actividad, el comportamiento del empleo fue peor que en el trimestre precedente. La construcción perdió más de 222.000 empleos en un año, la industria casi 40.000, los servicios cerca de 44.000 y las ramas primarias, 21.000 puestos de trabajo a tiempo completo.

Por el contrario, el número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas pasó del -1,6% del segundo trimestre al -0,4% en el tercero. La diferencia entra esta evolución y la de los empleos equivalentes a tiempo completo se debe al aumento del 1,5% de la jornada media a tiempo completo.

Por todo ello, la productividad aparente por puesto de trabajo equivalente aumentó siete décimas, hasta el 2,7%, mientras que el crecimiento de la productividad por hora efectivamente trabajada se redujo desde el 2,4% al 1,2%.