El PGOU se aprobará de forma provisional antes de fin de año

Objetivo. El Consistorio confía en que a mediados de diciembre la Junta les remita el Plan de Urbanismo y el Informe de Sostenibilidad Ambiental para que sea sometido cuanto antes a la aprobación plenaria
e. bermejo
El Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes tiene fundadas esperanzas de que antes del 15 de diciembre la Junta de Castilla y León le remita el Plan General de Ordenación Urbana y el Informe de Sostenibilidad Ambiental, ISA, que se enviaron a Valladolid para recibir el visto bueno de la Administración regional, una vez que el ISA fuera aprobado en pleno el pasado mes de febrero.

Según el alcalde, Javier Cascante, “estamos a la espera de que nos devuelvan ambos documentos con las pertinentes recomendaciones sobre aspectos ambientales”.

Por otra parte, es posible que no se produzcan tales recomendaciones ya, que el informe, pionero en la Comunidad castellana y leonesa porque es uno de los primeros que se ha tramitado de acuerdo con la nueva legislación y que promueve, además, el desarrollo sostenible, cumple en principio con todos los parámetros de carácter medioambiental.

Cascante asegura que cada vez quedan menos pasos para que la localidad santamartina cuente con un Plan de Urbanismo en toda regla. “Estamos pendientes de recibir los documentos desde Valladolid para aprobarlos en pleno de forma provisional y enviarlos posteriormente a la Comisión de Urbanismo de Salamanca para que les dé su beneplácito, y luego ya podríamos aprobar el PGOU de forma definitiva”.

Por lo que se refiere a las recomendaciones medioambientales de la Junta de Castilla y León, cabe señalar que no es un asunto que preocupe en demasía al Ayuntamiento, ya que el Informe de Sostenibilidad Ambiental es muy completo y hace constar que el Plan General de Ordenación Urbana de Santa Marta protege los espacios rústicos de las riberas y el área regable del norte del municipio; aporta una estructura clara al municipio a través de una red viaria que no sólo facilita el tráfico, sino que se plantea un enlace para peatones y ciclistas y, además recalifica enclaves industriales que con el paso del tiempo han quedado rodeados de tejidos residenciales, por lo que es aconsejable un cambio de uso.

Por otra parte, el ISA registra que el Plan de Urbanismo desarrolla una gestión de residuos basada en criterios de sostenibilidad e incentiva el ahorro energético y el uso de las energías renovables, además de incorporar las vegas de regadío del norte y la ribera del Tormes en la protección de elementos de valor ambiental.

Protege, asimismo, el patrimonio cultural y proporciona protección especial al yacimiento arqueológico de Valdelagua, además de a las vías pecuarias tradicionales en sus distintas modalidades (colada, cordel y vereda), y hace lo propio con el cauce del Tormes y sus márgenes.

Por último, en materia de redes de saneamiento y pluviales, implanta de manera obligatoria la ejecución de redes separativas de pluviales y fecales para los nuevos desarrollos urbanísticos y, en lo que se refiere a ruidos y calidad del aire, contempla una relevante reducción de gases y una banda verde de protección en la que se prohibe la edificación residencial.