"El patrimonio histórico-artístico debería financiarse de otro modo"

Es la opinión mayoritaria de los turistas con los que ha podido hablar TRIBUNA acerca del cobro de una entrada para poder acceder a la Catedral Nueva.

Pocos días después de que el Cabildo Catedralicio pusiera en marcha el cobro de una entrada para acceder a la Catedral Nueva, TRIBUNA ha salido a la calle para conocer de primera mano qué opinan los turistas que se acercan por el monumento salmantino. Vienen desde ciudades como Barcelona, Córdoba, Portugalete (Bilbao), Irún o Granada y éstas son sus conclusiones.

 

El patrimonio histórico-artístico de carácter público debe financiarse de otro modo, no mediante el pago de entradas. Es la principal queja de los turistas. Otros van más allá y ven en esta medida una forma de fomentar una cultura elitista, fuera del alcance de un sueldo medio, en especial, cuando se viaja en familia y se cobra la entrada en gran parte de los monumentos; entonces, afirman, el presupuesto se multiplica. A pesar de que existen descuentos para familias numerosas, la mayoría considera difícil que las que no lo sean se puedan organizar para viajar juntas y así poder acceder al descuento por grupos.

 

En cualquier caso, la mayoría coincide al afirmar que esta medida no afectará a quien venga desde muy lejos, pero sí a quien tenga oportunidad de visitar la catedral en otro momento en el que no tenga que pagar. Recordemos que la entrada será gratuita para los actos culturales, para la oración personal y para todos los visitantes que se acerquen por el templo los martes de 10 a 12 horas.

 

Los naturales o residentes en Salamanca no tendrán que pagar (bastará con mostrar el DNI a la entrada). Tampoco las cofradías. Los turistas con los que ha podido hablar TRIBUNA ven con buenos ojos esta medida: afirman que hace justicia a los salmantinos que ya pagan sus impuestos en la ciudad.

 

A pesar de mostrarse en contra, a los turistas de Barcelona, Córdoba o Granada (ciudadades donde también se cobra por acceder a sus catedrales) no les ha sorprendido la medida. Todo lo contrario de quienes visitaban el templo por segunda vez y confiaban en poder hacerlo de nuevo gratutitamente. Más de uno decidió dar media vuelta. A otros, más conformistas, les pareció suficiente con admirar lo que se ve desde la entrada.

 

Quienes se encargan del cobro de la entrada a las puertas de la Catedral Nueva afirman no haber notado disminución en la afluencia de público estos días. Todo lo contrario: de hecho, dado que la entrada da acceso a las dos catedrales, ahora más gente visita la Catedral Vieja. Además, con la nueva visita integral al monumento, se conseguirá que ésta sea “más amplia e integradora”, ya que se visitarán espacios como el coro o la sacristía, hasta ahora vetados para el público, según ha asegurado el Cabildo Catedralicio. A la entrada se entrega una audio-guía explicativa sobre el contenido artístico y religioso de la Catedral de Salamanca.

 

Tarifas

 

General: 4,75 €

Mayores de 65 o con Salamanca Card: 4,00 €

Grupos, con carné de estudiante o padres de familias numerosas: 4,00 €

Menores entre 7 y 16 años y grupos escolares: 3,00 €

Niños de familias numerosas y desempleados: 1,50 €

Naturales o residentes en Salamanca y entradas de cortesía (por discapacidad o atenciones protocolarias): gratuito