El párroco de Fuentes de Béjar tendrá que abandonar el pueblo el 16 de octubre

Parroquia de Fuentes de Béjar

El vicario general de la zona en Plasencia, Francisco Rico Bayo, ha agradecido el acercamiento y la postura frente a la marcha del párroco, pero les ha indicado que no hay nada que hacer porque la decisión ya está tomada.

El último movimiento de párrocos decidido por la diócesis de Plasencia ha provocado la protesta de los vecinos del municipio salmantino, Fuentes de Béjar, que no están de acuerdo con la decisión de que el sacerdote, Alfonso Masa, abandone la localidad para ejercer su ministerio en otra parroquia, concretamente la de Don Benito (Badajoz).

 

La concejal de La Cabeza de Béjar, Soraya Sánchez, la alcaldesa de La Puebla de San Medel, Saturnina García, el representante de la Asociación de Festejos de Fuentes de Béjar, Antonio Manuel y el alcalde de Fuentes de Béjar, Manuel Sánchez, acompañado de los vecinos María, Jaime y Juan Anselmo en representación de la gente joven, han viajado, sin éxito, a Plasencia para intentar evitar el traslado del párroco el próximo domingo 16 de octubre. 

 

El vicario general de la zona, Francisco Rico Bayo,  ha agradecido el acercamiento y la postura frente a la marcha del párroco mostrada por los vecinos, pero les ha indicado que no hay nada que hacer porque la decidión ya está tomada y el Alfonso tendrá que pasar a Don Benito. "Nos ha dicho que ni las firmas, ni nada sirve y que el párroco tendrá que abandonar el pueblo, aunque los vecinos no quieran", ha lamentado a TRIBUNAsalamanca.com el alcalde de Fuentes de Béjar, Manuel Sánchez.

 

El nuevo párroco, Patric Chukwemeka, de origen africano, llagará al municipio el próximo domingo cuando el actual párroco, Alfonso Masa, tenga que abandobar Fuentes de Béjar.

 

"El párroco estaba acercando a la gente joven a la iglesia y por eso el municipio lo quería tanto", ha asegurado el alcalde de Fuentes de Béjar, Manuel Sánchez.

 

Catequistas, madres y padres, vecinos y comerciantes de la zona se han sumado a una protesta en la que se solicitan firmas a través de la plataforma Change.org que avalen la fuerza del vecindario para que se reconsidere la decisión de trasladar al que lleva tres años en la parroquia de la localidad.

 

La mayoría de los vecinos, entre ellos Natalia García, coinciden en calificar de "bellísima persona" a don Alfonso. "Atiende todas las necesidades de los feligreses, adapta su ministerio a las necesidades de los vecinos, ayuda a los más necesitados, los niños lo quieren mucho y ha trabajado tanto por la gente joven como la mayor".

 

 

Noticias relacionadas