El Papa afirma que sĂłlo el matrimonio heterosexual es "digno" para procrear

Para Benedicto XVI, la infertilidad "no es un mero problema tĂŠcnico"

El Papa ha afirmado que el matrimonio entre un hombre y una mujer es "el Ăşnico lugar digno" para traer al mundo un nuevo ser humano, un acto de procreaciĂłn que, a su entender, es un "don".

El Santo Padre ha abordado en la Asamblea de la Pontificia Academia para la Vida la infertilidad en la pareja ante mĂĄs de 200 participantes. A su entender, la "dignidad humana" de la procreaciĂłn en la pareja no consiste en "un producto", sino en su relaciĂłn conyugal.

"Frente al problema de la infertilidad de la pareja es imperativo considerar con atenciĂłn la dimensiĂłn moral, buscando un correcto diagnĂłstico y una terapia que corrija sus causas. Un acercamiento que no solo busca donar un hijo a la pareja sino restituir a los esposos su fertilidad y la dignidad de ser responsables colaboradores de Dios en la generaciĂłn de un nuevo ser humano", ha seĂąalado.

Para Benedicto XVI, la infertilidad "no es un mero problema tĂŠcnico", por lo que las "legĂ­timas aspiraciones" de procrear de una pareja que se encuentra en una condiciĂłn de infertilidad deben encontrar, con la ayuda de la ciencia, una respuesta que respete "plenamente su dignidad de personas y esposos".

En este sentido, el Papa ha animado a los especialistas en este campo a continuar "con humildad y precisiĂłn", ya que la Iglesia "anima" la investigaciĂłn mĂŠdica. No obstante, ha alertado contra el "cientificismo y la lĂłgica de la ganancia" que, en ocasiones, "domina" el campo de la creaciĂłn humana.

En este sentido, ha reconocido que la ciencia no siempre es capaz de responder a los deseos de las parejas, por lo que ha recordado a los esposos que viven la condiciĂłn de infertilidad que ĂŠsta "no constituye un motivo de frustraciĂłn" en su vocaciĂłn matrimonial.

"Los cĂłnyuges por su vocaciĂłn bautismal y matrimonial estĂĄn llamados a colaborar con Dios en la creaciĂłn de una humanidad nueva. Pero donde la ciencia no encuentra una respuesta, la respuesta que dona la luz viene de Cristo", ha explicado.

Una amplia parte del discurso del Papa a los participantes en la Asamblea de la Pontificia Academia para la Vida fue dedicada precisamente a aquellos que trabajan en el campo de la investigaciĂłn medico cientĂ­fica donde a veces "la verdad resulta ofuscada".

"La gente tiene confianza en ustedes que sirven a la vida, tiene confianza en su compromiso y apoyo a quienes necesitan consuelo y esperanza. No cedan nunca a la tentaciĂłn de tratar el bien de las personas reduciĂŠndolo a un mero problema tĂŠcnico", ha concluido.