El pantano de Navamuño presenta máximos históricos de capacidad

Turbinas. Las minicentrales hidroeléctricas de Samuel Solórzano y El Tranco del Diablo producen electricidad casi a pleno rendimiento. Volumen. El agua alcanza la cota de los 13 hectómetros cúbicos
S&P

La abundancia de lluvias no sólo provoca malestar o pérdidas agrícolas, así como daños en edificaciones. En el caso de Béjar la abundancia de agua puede ser también producción económica en concepto de generación de energía eléctrica que el Ayuntamiento vende a la compañía eléctrica. La capacidad del pantano de Navamuño, del que no sólo se abastece para consumo humano la ciudad, sino buena parte de la comarca, es de 14 hectómetros cúbicos y en la actualidad el nivel del agua almacenada alcanza 13 hectómetros cúbicos. El agua almacenada garantiza el consumo sin restricciones para los próximos meses y parece que esta temporada no habrá escasez.

La Confederación utiliza un sistema para garantizar el consumo humano frente al agua que se destina cauce abajo a turbinar en las minicentrales hidroeléctricas para generar energía. La curva de hierro es el sistema técnico de cálculo que relaciona el agua para las centrales y el de consumo humano y que se utiliza para garantizar este último.

En la actualidad y según datos de la Confederación y de los técnicos municipales, las centrales eléctricas de Samuel Solórzano y de El Tranco del Diablo están generando 2.000 y 600 kilovatios respectivamente. Estas cantidades se traducen en pingües beneficios para las arcas municipales. En el caso de la primera, y por cuestiones técnicas de mantenimiento y reparación, tuvo que parar en diciembre pero, aprovechando la época de lluvias pudo reanudar su actividad para generar energía.

En la actualidad no son pocos los particulares que a lo largo del cauce del río y aprovechando antiguas instalaciones de la industria textil utilizan la fuerza motriz del agua para generar energía eléctrica. El propio museo textil proyectó una pequeña central que satisficiera las necesidades de consumo de las instalaciones.