El pago de festivos, clave para un convenio de comercio a punto para el acuerdo

Establecimiento comercial en el centro de Salamanca. Foto: M. J. Ruiz

La adaptación al nuevo escenario de 16 festivos es la clave del acuerdo. La patronal pide no pagar los domingos y festivos y los sindicatos están dispuestos a aceptar si se compensa la pérdida de ingresos con una subida salarial y medidas de conciliación.

Las condiciones para compensar los festivos y domingos de apertura comercial protagonizan el escenario central de la negociación por el nuevo convenio colectivo del sector del Comercio, que afecta a más de 10.000 trabajadores. En una nueva reunión celebrada ayer, patronal y sindicatos han seguido acercando posturas y el acuerdo parece encaminado. No en vano, ambas partes acordaron una prórroga de dos meses para seguir negociando y evitar que decaiga el convenio.

 

Y, ¿cuál es la clave para que el acuerdo sea un hecho? Adaptar el convenio a la nueva realidad que implica la autorización para abrir 16 festivos al año. Este el principal punto de debate porque la patronal Aesco ha propuesto un nuevo tipo de contrato de lunes a domingo que no de lugar a la compensación por trabajar en domingo o festivo; hasta ahora, ese extra rondaba los 80 euros por festivo trabajado. Los sindicatos, tras consultar con las asambleas correspondientes, están dispuestos a aceptar este cambio si se compensa la pérdida económica con una subida salarial moderada, del 5%, que reduzca la merma de ingresos al pasar a no cobrar los festivos. Y para los empleados que sigan con contratos de lunes a sábado, negociar un pago por festivos adaptando la cantidad actual y dando entrada a medidas de conciliación.

 

Ambas partes tienen sobre la mesa otras cuestiones que pueden ser importantes para buscar un equilibrio que lleve al acuerdo. La forma de acumular antigüedad laboral, sobre la que se pueden establecer cambios y límites, es una de ellas. También está el pago de salarios en caso de incapacidad temporal leve; según la reforma laboral, se paga el 75% del salario desde el primer día, pero hasta ahora el convenio establecía que la empresa asume el 25% de diferencia para que no hubiera merma salarial cuando se está de baja. Este aspecto podría tener cambios, aunque los sindicatos han marcado aquí una de sus 'líneas rojas' de la negociación.