El Padre Gianfranco Ghirlanda, investido Doctor Honoris Causa por la UPSA

Foto: Prensa UPSA

El ya doctor ha realizado un profundo análisis sobre la inculturación del evangelio y la inculturación del derecho eclesial.

Gianfranco Ghirlanda ha sido investido hoy Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca. Una ceremonia en la que el ya doctor ha realizado un profundo análisis sobre la inculturación del evangelio y la inculturación del derecho eclesial.

 

"Por cultura podemos entender la manera de relacionarse del hombre y, por tanto, de un pueblo o de un grupo consistente consigo mismo, con los demás, con el entorno y con Dios, que configura una específica visión del mundo y crea un sistema de valores que se concretan en modelos específicos de comportamiento, regulados por las costumbres o por las leyes. La cultura, por consiguiente, configura la identidad de un pueblo o de un grupo y la identidad de cada uno de sus miembros. Podemos decir que la interculturalidad es intrínseca al cristianismo por el mismo hecho de que ha surgido en el área mediterránea, en el cruce de las culturas de tres continentes. Con la expansión del islamismo, el cristianismo se ha concentrado en Europa, pero conservando su raíz originaria que desde los orígenes se ha injertado en la cultura griega y latina y, posteriormente, ha entrado también en relación con la cultura de los pueblos germanos, eslavos y neolatinos", ha explicado el P. Ghirlanda en la lección magistral que ha tenido lugar en el Aula Magna de la UPSA.

 

El doctorado no ha dejado pasar la ocasión para explicar que la estructura jurídica da a la Iglesia la posibilidad, en su encuentro con varias culturas, de expresar sus milenaria experiencia cultural jurídica y de asimilar eventualmente elementos propios del mundo jurídico que encuentra y con el cual dialoga, como medios de traducción del anuncio del Evangelio a través de instituciones y comportamientos coherentes con el mismo.

 

En relación al derecho divino natural y el derecho divino revelado o positivo como reguladores de la inculturación del derecho eclesial, Ghirlanda sostuvo que "el derecho divino, el jurídico dogmático, pertenece a la esencia misma de la Iglesia, que nos viene dada por la Revelación y pertenece al depósito de la fe, y expresa la voluntad de su Fundador. El derecho eclesial positivo, por el contrario, pertenece a la forma institucional histórica que la Iglesia asume en el contacto con las distintas culturas".

 

El nuevo doctor ha concluido su lección afirmando que "el derecho como fenómeno humano originario posee en sí mismo la nota de universalidad, como el anuncio del Evangelio, en cuanto que cada ser humano es reconocido como "socius" en el respeto de su dignidad. En el derecho eclesial cada hombre es respetado como hermano. Esta universalidad permite el encuentro y el diálogo con los sistemas jurídicos en las diversas culturas, para poder asumir lo que no es contrario a lo que está en la base del ordenamiento eclesial, el derecho divino natural y el derecho divino revelado".

 

honoris causa upsa



Por su parte, el padrino de Gianfranco Ghirlanda y decano de la Facultad de Derecho Canónico, José San José Prisco, ha resaltado la gran difusión e influencia que el nuevo doctor ha tenido en la formación  de muchos sacerdotes en el mundo entero gracias a su manual de Derecho Canónico "Il diritto nella Chiesa mistero dei comuniones- Compendio di diritoo ecclesiale". Un ejemplo muy ilustrativo de lo que ha supuesto su investigación de cara a una comprensión e interpretación del Derecho Canónico a la luz de la doctrina del Concilio Vaticano II.

 

"La aportación de Ghirlanda ha consistido fundamentalmente en realizar una nueva síntesis entre la tradición milenaria de la Iglesia y la doctrina conciliar sobre la sacramentalidad del episcopado, la colegialidad episcopal y la estrecha relación entre el "munus" apostólico recibido en la consagración, que da la dimensión sacramental y de gracia del episcopado, y la colación del oficio que le da su dimensión estructural canónica, con la que se transmiten y también los "munera" de gobernar y enseñar", ha reflexionado D. José San José.



El rector de la UPSA, Ángel Galindo, ha ensalzado la gran labor que Ghirlanda ha realizado con la búsqueda de la verdad y con el derecho orientado a la evangelización. "Hoy sigue siendo necesario repensar al hombre, así como todo aquello que le rodea, para evitar simplificaciones, que pueden convertir al ser humano en un simple acto evolutivo. El Derecho Canónico fue el ámbito de promoción social más significativo durante el Antiguo Régimen. La tradición canónica de la Iglesia se remonta, de manera muy temprana, a Oriente y de allí pasa a Occidente, imbricándose con el Derecho Romano y obteniendo unos resultados especialmente ricos. No cabe duda de que es necesario un sustrato jurídico que nos permita marcar pautas de convivencia y socialización válidas y objetivables. En este sentido, el Derecho Canónico cuenta con herramientas para una propuesta no solo en clave dialógica, sino también interdisciplinar. Algo que nuestro presente está necesitando puesto que corremos el riesgo de formar grandes especialistas en un campo que desconocen otros ámbitos y contextos que ayuden al individuo a construirse y hacerse de manera coherente y total", ha explicado el rector en la gratulatoria.



El acto ha estado presidido por el obispo de Salamanca y Gran Canciller de la UPSA, Carlos López, y han acudido el rector de la Universidad Francisco de Vitoria, Daniel Sada, además de decanos y profesores de otras Universidades como San Dámaso, Pontificia de Comillas, Universidad Católica Portuguesa y Pontificia Universidad Gregoriana.

 

honoris causa