El pacto PP Ciudadanos en la Junta allana el camino a los presupuestos de Mañueco

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, atiende a una intervención de Fernández Mañueco. Foto: T. Navarro

El preacuerdo entre el PP y Ciudadanos para aprobar el presupuesto de 2016 simplifica la vida a Fernández Mañueco. La formación naranja en el Ayuntamiento ya ha apoyado las ordenanzas fiscales y hará lo propio con el presupuesto al asumir el equipo de Gobierno algunas medidas.

El presupuesto de 2016 inicia su fase de aprobación el próximo día 28 de diciembre en un pleno al que llegará junto con su otra cara, las ordenanzas fiscales, y en el que no se preven grandes contratiempos. En principio, la situación de minoría del alcalde Fernández Mañueco le podría haber deparado más apreturas, pero parece que no tendrá dificultades o, al menos, al equipo de Gobierno del PP no le va a ser muy complicado contentar al grupo que tiene la llave para la aprobación, Ciudadanos.

 

Las elecciones generales podían haber enturbiado la cuestión, pero desde el principio el grupo municipal de Ciudadanos marcó su deseo de dejar el presupuesto al margen de este debate y todas las decisiones se han trasladado hasta después del 20D. Sin embargo, el trabajo va a llegar bastante avanzado y con una antesala favorable: el acuerdo a nivel regional entre PP y C's para aprobar los presupuestos de la Junta.

 

Este mismo día 16 se abrió el proceso para la aprobación tras la junta de portavoces en la que el equipo de Gobierno de Herrera dijo estar dispuesto a escuchar todas las aportaciones necesarias. Pero según todas las informaciones, ya existe un preacuerdo previo entre PP y C's para que el grupo naranja le aporte a los populares el voto que le hace falta. A cambio, seguirá adelante con el desarrollo del acuerdo programático que firmaron el su día tras quedar el PP en minoría en Cortes, y que incluye determinadas medidas. En noviembre C's ya permitió al PP, con su absteción, dar el primer paso al poder rechazar las enmiendas a la totalidad del resto de partidos, con lo que su apoyo a las cuentas estaba implícito.

 

En el caso de Salamanca, el proceso ha sido similar. Hace semanas que Ciudadanos dio el visto bueno a las ordenanzas fiscales para 2016, un documento totalmente vinculado al presupuesto ya que estas son las que marcan los ingresos para el Ayuntamiento. En su día C's se quejó de la "asfixiante" presión fiscal sobre los salmantinos, pero a cambio de incorporar algunas cuestiones menores dio su voto a las ordenanzas del PP, dejando fuera una petición de rebaja del IBI hecha por el PSOE.

 

Para el presupuesto el proceso ha sido similar. Ciudadanos marcó una serie de líneas rojas para apoyar las cuentas del PP, que se resumen en una y muy clara: "Queremos ver reflejado el pacto programático en partidas", dijo su portavoz, Alejandro González. La conciliación, la inserción laboral de los jóvenes, el alquiler de vivienda, más presupuesto para teleasistencia, un plan de rehabilitación del casco histórico, recuperar el contacto con la Universidad, plantilla adecuada en Policía Local y Bomberos, conexión con carril bici con las localidades del alfoz, el cuerpo de Protección Civil... Estaban entre ellas, pero no han sido un obstáculo.

 

Como hacer un sitio en las cuentas a la mayoría no ha sido un problema, todo apunta a que C's dará al PP el voto a favor que necesitan. Según las fuentes consultadas, las cuentas de Mañueco pasan el examen y todo apunta a un voto que permita su aprobación. Podría ser directamente a favor, como ocurrió con las ordenanzas fiscales, o con la abstención: eso bastaría porque PSOE y Ganemos, que tienen claro que no los apoyarán, no tienen votos suficientes para oponerse y no hace falta la mayoría para aprobar.

 

Esto se puede confirmar el próximo martes, día 22 de diciembre, cuando está previsto que los presupuestos lleguen a la comisión informativa de Hacienda para emitir el correspondiente dictamen que es lo que se somete a votación el día 28. Después, si todo sigue su curso, se aprobarían en pleno de manera inicial y, tras el período de exposición, se aprobarían de manera definitiva tras haber prorrogado por unos días los de 2015.