El pabellón Lazarillo de Tormes contará con un nuevo rocódromo desde septiembre

Inicio de las obras en el lugar donde estará instalado el rocódromo

Con tres zonas de diferentes grados de dificultad pensadas tanto para escaladores noveles como para la formación, entrenamiento y competición de los ya iniciados.

Durante esta semana se ha iniciado la construcción de un nuevo rocódromo en el interior del pabellón municipal Lazarillo de Tormes que estará a disposición de los usuarios a lo largo del próximo mes de septiembre.

 

Esta instalación ofrecerá tres zonas diferenciadas: rocódromo, boulder y plataforma para formaciones, entrenamiento y competiciones.

 

La zona de rocódromo está enfocada para escaladores noveles y de dificultad. En esta zona se instalarán cinco vías de diferente complejidad. Dos de ellas de dificultad baja con una pendiente del 0%, dos de dificultad media y pendientes entre el 5 y el 7%, y un último tramo de nivel alto con pendientes entre el 10 y el 15%.

 

La zona boulder está pensada para escaladores noveles y ya iniciados. En este espacio se diferencian dos niveles: uno de iniciación con pendiente del 0% y otro de perfeccionamiento con pendiente del 10%.

 

La plataforma superior para prácticas en altura permitirá su uso tanto para escaladores noveles, como para entrenamiento y competiciones. Es una plataforma metálica colocada en lo alto del rocódromo a la que se accederá por una escalera metálica fija, que permitirá utilizarla sin necesidad de escalarla previamente. Se contará con acceso a 2-3 descuelgues desde una altura de ocho metros y con la separación suficiente respecto al rocódromo para poder realizar la actividad.

 

Entre las zonas de rocódromo y boulder se colocarán alrededor de 600 presas. La Junta de Castilla y León subvenciona con 20.000 euros el coste total de esta instalación, que asciende a un total de 28.132, IVA incluido.